Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Concentración de periodistas en el 8M en Barcelona / EP

Un centenar de periodistas se concentran en Barcelona reclamando “no parar la lucha”

Las comunicadoras exhiben una pancarta que pide "no parar la lucha" para conseguir "unos medios de comunicación libres de machismo"

3 min

Un centenar de periodistas y comunicados se han concentrado este martes, en el Día Internacional de la Mujer, en un acto en plaza Universidad de Barcelona.

Las trabajadoras, convocadas por Periodistas Feministas, han exhibido una pancarta que pedía “no parar la lucha” para conseguir “unos medios de comunicación libres de machismo”.

Acabar con la brecha salarial

Las convocantes han exigido la superación de la brecha salarial, que las empresas garanticen espacios libres de violencia y formen en perspectiva de género y diversidad a las plantillas. Además, han pedido un compromiso de las direcciones de los medios para implementar medidas de prevención de las violencias machistas en los equipos profesionales.

En cuanto a los contenidos, han pedido que la perspectiva de género y la participación de mujeres en los medios sean una garantía de ética profesional. Además, que la agenda informativa incluya temas, enfoques y fuentes en igualdad de condiciones entre sexos, que se repare el déficit de reconocimiento de las mujeres y que se dejen de emitir opiniones “machistas y estereotipadas” en las páginas de opinión.

Ser periodista en México, Afganistán o Ucrania

Asimismo, han lamentado que las mujeres son el 48% de la fuerza de trabajo, pero también son las que más han perdido el empleo (el 54%). Y han exigido mejorar las condiciones de las periodistas freelance.

En el acto han participado las periodistas mexicanas Paulina Ríos y Mariana Morales, la afgana Fereshteh Rafat y la ucraniana Nadia Medvedeva. Las mexicanas han hecho referencia a las condiciones de violencia y riesgo con la que desarrollan su trabajo, especialmente en estados como Oaxaca y Chiapas, y a las mujeres que “luchan contra el narcogobierno”.

Por su parte, Rafat --que trabaja en una ONG en Afganistán-- ha explicado que ha tenido que abandonar su empleo y su país debido al retorno del régimen talibán. Ha criticado que “la violencia contra las mujeres ha aumentado en los últimos meses” y ha pedido que las exiliadas sean la voz de las afganas que se han quedado en el país.