Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la Audiencia Nacional, donde se juzga a los tres hermanos de Badalona que formaban parte de una célula yihadista / EUROPA PRESS

La célula yihadista formada por tres hermanos de Badalona captaba a jóvenes para enviarlos a Siria

Uno de los chicos que se unió a las filas del Estado Islámico murió durante un bombardeo en 2016, lo que motivó la denuncia de una vecina del barrio

4 min

La célula yihadista que formaban los tres hermanos marroquíes detenidos en Badalona en 2020 fue el “germen de cultivo” de la radicalización de otros jóvenes en esta localidad barcelonesa. La célula se encargaba de captarlos con la intención de enviarlos a Siria como combatientes terroristas extranjeros. Así lo considera el fiscal José Perals, que este lunes ha explicado en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional que los tres se dedicaron a captar a otros chicos para que cometieran atentados terroristas

El Ministerio Público considera probado que Khalid L., Hicham L. y Ben Gacem L. pertenecían a una célula yihadista vinculada al grupo islamista radical Hizb Ut Tahrir al Islami (el Partido de Liberación Islámica). Los tres hermanos, que actuaban como captadores, se reunían con ellos en su domicilio de la calle de Calderón de la Barca de Badalona para convencerlos de que se unieran a las filas del Estado Islámico y fueran a combatir a Siria, donde uno de estos jóvenes, Mohamed K., murió en 2016 en un bombardeo.

La denuncia de una vecina del barrio

La causa se inició a raíz de la denuncia de una mujer, que ha declarado en el juicio como testigo protegida por razones de seguridad, y que en 2018 relató ante la policía que una persona del barrio, Mohamed K, había muerto tras unirse a las filas del Estado Islámico. La denunciante decidió denunciar la existencia de la célula porque no quería que le pasara lo mismo a más jóvenes. 

Además del testimonio de esta mujer, la Policía pudo constatar, mediante vigilancias frente al domicilio de los hermanos, que allí se celebraban encuentros periódicos con jóvenes de la zona en los que consumía propaganda yihadista, material que se les incautó en móviles y ordenadores.

Los preparaban como combatientes

El fiscal sostiene que la célula que integraban iba más allá del mero adoctrinamiento, ya que los preparaban para viajar hasta Siria e Irak para luchar junto al Estado Islámico, así como para cometer atentados terroristas de corte yihadista en España o en otros países europeos. Por estos hechos, el fiscal ha pedido que sean condenados a nueve años de prisión por un delito de integración en organización terrorista.

Sin embargo, la defensa ha pedido la absolución de los tres hermanos ya que, a su juicio, no existen pruebas que puedan acreditar que captaron a jóvenes para tal fin. El abogado defiende que las reuniones en el domicilio familiar eran encuentros de amigos en los que no se hablaba de yihadismo. 

"Tiene intereses oscuros"

Además, el letrado sostiene que la declaración de la mujer que denunció los hechos no puede ser tenida en cuenta, ya que ha declarado por videoconferencia y sin que se conozca su identidad, vulnerando el derecho de defensa. "La testigo protegida ha mentido reiteradamente y tiene intereses oscuros que desconocemos, hay algo que esconde que no sabemos", ha mantenido.

Durante la última sesión del juicio, que este lunes ha quedado visto para sentencia, solo ha hecho uso de su derecho a la última palabra uno de los tres hermanos acusados, Ben Gacem L., que ha dicho que lleva conviviendo con los españoles desde hace 30 años, que nunca ha tenido problema alguno y que no tiene "esas ideas malas" de las que se le acusa.