Menú Buscar
Entrada a la Audiencia Nacional, en Madrid / CG

La Audiencia Nacional juzga a una célula yihadista que planeó atentar en Barcelona en 2015

El Parlament, el Hotel Arts y una comisaría de los Mossos eran los principales objetivos de los terroristas

3 min

La Audiencia Nacional juzgará a partir del lunes a diez presuntos miembros de una célula yihadista que planearon atentar en lugares emblemáticos de Barcelona en el año 2015 y que también se dedicaban a adoctrinar y captar nuevos miembros para sumarse a las filas del Estado Islámico en Siria e Irak.

Entre los acusados hay varios españoles y un brasileño, todos ellos convertidos al Islam. De hecho, uno de los españoles es el señalado por la Fiscalía como el principal instigador de la comisión de un atentado en territorio español, además de tener una "base ideológica" en la que mostraba su predilección por los líderes yihadistas de la actualidad.

Para este último, A. Sáez Martínez 'Aali', y otros dos acusados el Ministerio Público pide 19 años de prisión por los presuntos delitos de integración y colaboración con organización terrorista. Para otros tres acusados el fiscal solicita diez años de cárcel; mientras que para los cuatro restantes reclama siete años.

Califato único mundial

Según la Fiscalía, la célula fue creada en los primeros meses del año 2014 y sus miembros, la mayoría de Terrassa, se dedicaban a "captar y adoctrinar a jóvenes en el salafismo combatiente, promoviendo y fomentando el uso de la violencia para la instauración de un califato único mundial basado en la sharia y preparándoles para la comisión de atentados terroristas". Uno de los integrantes del grupo llegó incluso a desplazarse a una zona del conflicto en Irak, y continúa huido en ese país o bien en Siria.

Parlament, comisaría de los Mossos y Hotel Arts

Los presuntos terroristas hicieron estudios fotográficos en Barcelona de lugares como el Parlament, una comisaría de los Mossos ubicada en Plaza España o el Hotel Arts. También "mostraron interés por una sinagoga así como una librería judía".

El fiscal explica que "pretendían crear un artefacto explosivo de grandes dimensiones al objeto de causar el mayor daño posible en estructuras y personas". De hecho, Sáez Martínez "tenía presente los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004".

En los registros se hallaron libros, anotaciones y manuales sobre adoctrinamiento terrorista, instrucciones para fabricar explosivos, vídeos con actividades de grupos terroristas y una Guía del buen musulmán en donde se habla de la Yihad, entre otras cosas.