Menú Buscar
Una pareja que ha tenido un hijo antes de los 30 años

La causa de la infertilidad: "Hay que tener hijos antes de los 30"

Retrasar la maternidad cada vez más hace que los tratamientos de reproducción asistida tampoco sean efectivos

19.06.2019 00:00 h.
11 min

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infertilidad es una enfermedad del sistema reproductivo que impide conseguir un embarazo después de intentarlo durante al menos un año. ¿Cuáles son las causas? "Una de ellas es retrasar, cada vez más, la edad de maternidad", explica a Crónica Global Iñaki González, ginecólogo especialista en medicina de la reproducción de Dexeus Mujer. Este aplazamiento condiciona "todo el resto", ya que la calidad de los óvulos también empeora con los años y por eso, recuerda, "hay que tener hijos antes de los 30. Es lo ideal a nivel biológico, aunque a nivel social no lo sea".

“Es duro, pero es así de cierto. Una paciente que pueda embarazarse a los 29 y no lo consigue, si acude a mi consulta a los 30 o 31 puedo encontrar una solución. En cambio, si busca el embarazo a los 39, y acude a los 40 o 41 años, puede que no lo consiga. De hecho, es lo más probable", cuenta el doctor González, autor de numerosos trabajos investigación sobre esterilidad y reproducción asistida. "Si a este factor le sumamos otros como la calidad del semen, factores ambientales, o la alimentación, entonces se complica aún más".

Riesgos del embarazo con la edad

El aumento de la edad condiciona la capacidad de quedarse embarazada, principalmente "por la calidad de los óvulos, que también empeora con el paso de los años", explica González. Una dificultad que no solo afecta a las gestaciones que se produzcan de manera natural, sino también a los resultados de los tratamientos con fecundación in vitro. "Cuando las pacientes se van haciendo mayores, la calidad del óvulo es menor. “Entre los 35 y los 37 se produce un declive de éste muy importante, y a partir de los 37 es cuando la fecundación decae y la calidad del óvulo está muy mermada",  apunta.  

En el caso de que la mujer consiga quedarse embarazada, la edad también entrañará más riesgos, tanto para la futura madre como para el feto. "No es lo mismo una mujer de 45 que una de 32, la primera tendrá más riesgos de malformación, o un problema cromosómico como el Síndrome de Down. Además, aunque el desarrollo del feto vaya bien, la mujer puede tener problemas de tensión, diabetes, parto pretérmino, sangrado posparto, u otras complicaciones", advierte. “Igual que pasa con la calidad del óvulo, la edad influye muchísimo”, explica.

Fecundación in Vitro
Fecundación in Vitro

Embarazo antes del año 

Este especialista en medicina de la reproducción explica que "lo habitual es que una mujer se quede embarazada poco antes de pasar un año de comenzar a intentarlo, cerca de un 90%". Eso sí, insiste que, cuantos más años, "costará más". Si tras pasar 12 meses no llega el embarazo, aconseja seguir intentándolo seis meses más. “Si una mujer que tiene 35 años, lleva uno intentando quedarse embarazada --si no hay ningún factor que lo impida-- es muy probable que acabe consiguiéndolo", cuenta González. Si tras ese periodo no se produce, recomienda hacer un estudio. 

¿Cuáles son las opciones? "La fecundación in vitro o la inseminación artificial". La segunda consiste en "inducir la ovulación, dar medicación a la paciente, para que produzca o madure uno o más óvulos, y una vez maduro --un proceso que dura entre 8 o 10 días--, se coge la muestra de la pareja, se prepara, y se introduce preparada dentro del útero de la mujer”, explica, a la espera de que el embrión se implante. "Depende de la edad, pero el porcentaje del éxito, en mujeres jóvenes, por debajo de 35 años, puede estar entre el 20% y el 28% --tasa de embarazo con inseminación--", sostiene, "mientras que la fecundación in vitro va un paso más allá, lo que hace es estimular con un poco más de intensidad, para que la paciente madure no uno ni dos sino 10, 12, o 15 óvulos". Una tratamiento en el que la mujer también pasa por un proceso de inyecciones hormonales, que dura unos 10 días", relata.  

Pies de un recién nacido

Pies de un recién nacido

Riesgos: embarazo múltiple y estimulación ovárica 

Los dos mayores riesgos de estas técnicas reproductivas se han logrado reducir y controlar durante los últimos años. Uno de ellos es el embarazo múltiple, al transferir más de un embrión, y por tanto era más fácil que se implantase más de uno. "En España, por ley, podemos transferir hasta tres", cuenta el ginecólogo. Un embarazo de dos o tres embriones conlleva además una complicación añadida en el caso de mujeres mayores. Algo que han intentado evitar en los últimos años. ¿Cómo? “Mejorando la técnica de selección de los embriones, por una parte, y, por otra, congelándolos”, cuenta.

La otra complicación posible es la estimulación ovárica: al generar muchos óvulos el embarazo conlleva el riesgo de retención de líquidos en abdomen y pulmón, un cuadro que puede ser grave, "pero, por suerte, estos son muy pocos", aclara González, que añade que "hoy en día podemos comenzar a preverlo, tenemos estrategias en la estimulación que nos permiten evitar este riesgo". 

Cuando los tratamientos no funcionan 

¿Y si no se logra el embarazo? “Cuando no funcionan los tratamientos hay que revisar médicamente el porqué. Una causa puede ser la calidad de los embriones. En caso de que este esté perfecto, puede ser que no se implanten bien en la mujer, algo que también sucede, aunque suele ser más bien un problema de la primera parte: embrionario", sostiene. "Generalmente, de la edad de la mujer o de la calidad del espermatozoide", apunta. 

"La edad media de nuestras pacientes, por desgracia, es alta", lamenta. La media en su consulta es de 38-39 años. "Cuando la calidad del ovocito es mala, tenemos pocas alternativas desde el punto de vista médico: no tenemos fármacos y herramientas que poder ofrecer, más que ir probando, y puede que siempre nos topemos con la misma piedra".

Bebé prematuro fruto de uno de los tratamientos de fertilidad / EFE
Bebé prematuro fruto de uno de los tratamientos de fertilidad / EFE

Donación 

Este especialista en reproducción explica que legalmente hay una opción permitida desde hace muchos años: “la donación de ovocitos”. Un ovulo más joven de una donante para conseguir un embrión de mayor calidad. Aunque la gestante no sería la madre biológica del niño.

“Generalmente es la última opción, aunque en algunos casos es la primera, porque tenemos pacientes que por equis motivos están con 40 y largos y sabemos que a partir de los 44 años las posibilidades de embarazo con fecundación in vitro con los propios óvulos son muy bajas, por debajo de un 2%”, apunta el doctor. ¿A qué edad no sería recomendable quedarse embarazada? “No hay un límite establecido. La Sociedad Española de Fertilidad ha marcado los 50 años. Obviamente , no somos quién para contraindicar un embarazo si una mujer, sana a priori, quiere hacerlo. Lo más probable es que el embarazo vaya bien, pero sí es nuestro deber advertir de que puede ser un embarazo de riesgo”, advierte. 

Infertilidad 

Si una mujer no puede tener hijos y se le han agotado todas las opciones y va a dejar de intentarlo aconseja "el apoyo psicológico. Son procesos que desgastan muchísimo, tanto a la mujer, principalmente, porque es la que probablemente sufre más, como a la pareja, en conjunto”, relata. 

"A mis pacientes siempre les digo que nuestra medicina es como cualquier otra. En el mejor de los casos, utilizando un óvulo joven, el éxito del tratamiento es de un 60% o 65% de éxito. En cualquier ámbito de la medicina, si tú acudes a un especialista que te dice que puede curar solo el 60% de las veces, pensarás si lo quieres hacer o no, y en este campo lo que es más probable es que vayas a necesitar más de un intento", señala. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información