Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Balón de fútbol en un estadio / PIXABAY

¿Por qué fracasó la Superliga?

El proyecto consistía en una competición con 15 importantes clubes que difícilmente podrá llevarse a cabo

5 min

En apenas dos días pasamos de contar entusiasmados con una Superliga en la que iban a participar más de 15 equipos, entre los que se encontraban el Real Madrid y el F.C.Barcelona, a recibir la noticia de la cancelación de la misma.

Todos los implicados tanto a nivel empresarial como deportivo, se preguntan qué ha podido ocurrir para que se produzca tal batacazo con la Superliga. Florentino Perez, presidente del Club Blanco, en todas las ocasiones que los medios de comunicación han intentado hacerle preguntas y pedirle explicaciones, no ha dado respuesta alguna como justificación a la anulación de esta celebración deportiva. 

Mientras tanto, los integrantes de la Superliga han decidido mantenerse en silencio, dejando que los detractores explicaran lo ocurrido en todo lo referente a la competición. Dijeron a la afición que el proyecto no había terminado de ser beneficioso y que estaba postulado de forma negativa contra el fútbol. 

Respuesta contundente

Como consecuencia de la cancelación del evento deportivo, las grandes empresas y mercados que apoyaban dicha liga, así como los aficionados del fútbol, molestos, se lanzaron a la calle para protestar. Los que más sorprendió a los organizadores de la Superliga fue la virulencia con la que estos ataques se llevaron a cabo, y que parecían coordinados.

Parece ser que la gente ya esperaba esta noticia y ya había pensado de qué forma podría atacar. Se rumorea que el presidente del club blaugrana, Joan Laporta había mantenido una conversación íntima con Tebas, presidente de La Liga, algunos días antes de publicar la noticia de forma oficial, lo que finalmente se convirtió en una estrategia de defensa que resultó ser un éxito. 

Marcha atrás

Desde el punto de vista de las apuestas, el número de usuarios hubiese crecido de forma notable y para los expertos en pronósticos hubiese sido más complicado apostar por un ganador de la que hubiese sido la mejor liga mundial, pero las amenazas por parte de la FIFA y la UEFA no tardaron en llegar. La puesta en marcha de la Superliga, en la que parecía que Florentino Pérez ponía la voz cantante al proyecto, había dejado al resto de presidentes como gregarios.

Una de las amenazas que más efecto produjo, sin tener base legal alguna, fue la de establecer posibles sanciones como consecuencia de la celebración de esta competición. Estas crearon sanciones entre los jugadores y todo lo relacionado con posibles negociaciones quedó automáticamente bloqueado, sin oportunidad alguna de dialogar las cosas entre las partes afectadas. 

Apretón de manos / PIXABAY
Apretón de manos PIXABAY

 

Presiones desde FIFA y UEFA

Parece ser que la estrategia que tenían pensada los 15 equipos participantes de la Superliga para generar ingresos, no solo no les ha resultado ser útil, si no que les ha terminado produciendo grandes pérdidas. Según los cálculos que se han realizado, se han llegado a invertir unos 7.000 millones de euros, que ahora los equipos tendrán que recuperar tras la arriesgada apuesta. Previamente a la planificación de este torneo se hicieron encuestas, de manera que pudieran estar seguros de que la competición generaba interés antes de llevarla a cabo. Un 70% de los encuestados estaba a favor de dicha celebración inicialmente. Por contra, la FIFA y la UEFA han logrado poner en contra, en primer lugar, a los futbolistas, mediante amenazas de sanciones deportivas si finalmente participaban en la Super Liga y, en segundo lugar, a los aficionados, que son los que se han manifestado con virulencia en las calles. Todo esto ha creado tensión, crispación y discrepancias en la cúpula directiva de esta y parece ser que, por el momento, hay un bloqueo en las negociaciones. 

Ante esta turbia situación, tendremos que esperar un tiempo para ver cómo evolucionan los acontecimientos y cuál es el desenlace de las negociaciones que se esperan entre los directivos

--

Contenido especial