Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una anciana en una de las residencias catalanas / CG

Cataluña limita las salidas de las residencias a que sean de tres días o más

A la vuelta, todos los usuarios deberán presentar una prueba con resultado negativo

2 min

Las consejerías de Derechos Sociales y Salud de la Generalitat han informado que únicamente autorizarán salidas de tres días o más entre las personas que viven en residencias de ancianos y de personas con discapacidad. Es una medida temporal que tendrá una vigencia prevista de dos semanas con el objetivo de garantizar "al máximo" la protección de los residentes y de los profesionales ante la quinta ola de la pandemia de coronavirus.

El titular de Salud, Josep Maria Argimon, desaconsejó el jueves en rueda de prensa las "salidas cortas" ante la transmisión comunitaria del virus, que incrementa la posibilidad de que el virus entre en el centro. De esta manera, los residentes que salgan del centro deberán mantener contacto con una sola burbuja de convivencia, y no será necesaria ninguna prueba previa a la recogida de su familia, pero sí tendrán que hacerse una prueba a la vuelta.

Más cribados

El Govern ha intensificado las medidas de protección de los servicios de atención diurna para la gente mayor y personas con discapacidad, especialmente en aquellas instalaciones que comparten edificios con residencias. Estos establecimientos se mantendrán abiertos siempre que puedan garantizar burbujas de convivencia y espacios separados para cada una de estas instalaciones. En caso de brote, seguirán abiertos si se pueden "sectorizar correctamente", mientras que tendrán que cerrar si la residencia en la que están integrados está clasificada como roja.

Por otra parte, se incrementan los cribados periódicos entre profesionales, así como entre personas usuarias, y se intensificará el control en todos los servicios para detectar personas con sintomatología compatible con el virus.