Menú Buscar
Una foto de archivo de una mini cámara de seguridad

Cataluña, la segunda comunidad que más demanda dispositivos de contraespionaje

Barcelona también es la segunda ciudad española con más demanda, especialmente en mini cámaras

3 min

Cataluña es uno de los territorios más preocupados por su seguridad en España. Así lo indica el último informe de 'Espiamos.com'. Cataluña ocupa el segundo puesto en el ránking (16,8%), solo precedida por la Comunidad de Madrid (25,5%), en el consumo de tecnología como cámaras de seguridad, vigilancia encubierta o contrespionaje. 

El estudio demuestra un crecimiento sostenido en la adquisición y asesoramiento de dispositivos de vigilancia encubierta y contraespionaje en los últimos doce meses en esta comunidad autónoma.

Barcelona también se consolida como la segunda ciudad en España líder en la demanda de estos dispositivos (11,2%), tan solo sobrepasada por Madrid. Asimismo es la primera provincia de Cataluña que más uso hace de esta tecnología, concretamente un 64%, donde destaca el uso de mini cámaras. 

Bajo consumo en el resto de provincias

Girona, Tarragona y Lleida son, por este orden, los territorios más proclives a utilizar tecnología asociada a la seguridad personal o para empresas. En Girona destaca el crecimiento de localizadores GPS, esa misma tecnología que facilitó la detención de Carles Puigdemont en Alemania.

En Tarragona destacan los productos de grabación de audio portátil y representan un 40% de las ventas en la provincia. Lleida, por su parte, es la provincia con menos consumo de productos espía en Cataluña, con tan solo el 5,4% de las ventas. Aun así, ciudades como L’Hospitalet de Llobregat, Sabadell, Badalona, Terrasa o Reus expanden su demanda sobresaliendo de otras capitales de provincia. 

Segmento de cliente

En cuanto al perfil del consumidor, el estudio segmenta por grupos de edad a los principales interesados en tecnología y dispositivos de seguridad. Según la compañía, el 35% de las ventas y consultas sobre estos dispositivos recaen sobre personas entre los 35 y los 44 años. Por detrás, les sigue la generación inmediatamente posterior, de entre 25 y 34 años, que representan el 25,5% de las ventas. Las personas comprendidas entre los 45-54 años representan el 20,2% de las ventas y los comprendidos entre los 55 y los 64 años, el 10,5%.