Menú Buscar
Artur Segarra, el catalán condenado a muerte en Tailandia por asesinato / EFE

El catalán Artur Segarra confiesa el asesinato de David Bernat en Tailandia

Reconoce el crimen por primera vez en un intento desesperado de conmutar la pena de muerte por cadena perpetua

3 min

El catalán Artur Segarra ha confesado por primera vez el asesinato de su compatriota David Bernat en Bangkok (Tailandia), un suceso que ocurrió en 2016 y por el que está condenado a pena de muerte.

El convicto, quien mantuvo su inocencia durante todo el proceso judicial, admite ahora el crimen en una carta de ocho páginas escrita en tailandés por su abogado, en un intento a la desesperada de evitar la ejecución y en la que pide clemencia al rey del país.

Una pelea, un secuestro y un robo

En todo caso, Segarra explica que mató a Bernat tras una pelea con la víctima, pero omite los detalles de lo que ocurrió después. El cadáver apareció descuartizado y el dinero del finado fue transferido a distintos países.

Según las investigaciones, Segarra planeó el secuestro de Bernat con el objetivo de apropiarse del dinero que la víctima tenía en una cuenta bancaria en Singapur, antes de asesinarlo entre el 26 o 27 de enero, descuartizar el cadáver y arrojarlo al río que cruza Bangkok.

Un congelador

Entre las pesquisas está la compra antes del crimen de un congelador para guardar el cuerpo sin vida o el alquiler de una casa a las afueras de Bangkok donde escondió parte del material utilizado en el asesinato.

A partir de ahora, el rey no tiene fecha límite para responder a la solicitud de perdón real, aunque por norma general la acepta. En ese caso, se le impondría cadena perpetua y podría iniciar la solicitud de traslado a una cárcel en España una vez cumpla al menos ocho años de encarcelamiento. Además, Segarra deberá devolver a la familia de la víctima unos 20.000 euros que logró sustraer de las tarjetas de crédito del fallecido.

Pendiente del rey

El pasado 20 de noviembre el Tribunal Supremo de Tailandia dejó en firme la sentencia y mantuvo la pena capital contra el español por el secuestro, robo y asesinato premeditado de David Bernat, originario de L'Albí (Lleida). Ambos se conocieron en el país asiático en 2014 y compartían en el país un proyecto de negocio.

En cualquier caso, si se le deniega la medida de garcia, las autoridades penitenciarias cuentan con 24 horas para ejecutar la condena.