Menú Buscar
Fotografía del primero de los juicios relacionados con la Banca Privada Andorrana (BPA) / EFE

¿Quién mató a la BPA?

Agria discusión durante el juicio por blanqueo entre los que piensan que el Gobierno es el culpable del hundimiento del banco y quienes no

19.01.2018 00:00 h.
3 min

“¿Quién mató a la BPA?”. Anna Solé, la letrada de la defensa de dos de los inculpados en el caso, lanzó esa pregunta durante la cuarta sesión del juicio y provocó un silencio ensordecedor en la sala. “¿Fueron los antiguos gestores del banco o fue el Gobierno?”.

Los actores civiles personados en la causa en representación de inversores y pequeños accionistas que perdieron su dinero tras la liquidación de la entidad reclaman a la antigua cúpula del banco el reintegro de su dinero y el correspondiente a los daños ocasionados.

En frente de estos actores se han alineado los abogados de los 25 empleados de la entidad que se sientan en el banquillo de los acusados. Todos, sin fisuras ni excepción, han pedido que se declare nula la presencia de esas acusaciones al entender que es improcedente y fuera de derecho su reclamación.

¿Culpable el Gobierno?

Para estos letrados, los culpables del hundimiento del banco y, por consiguiente, de la pérdidas ocasionadas a los inversores (o a algunos de ellos) y accionistas, es el gobierno que preside Antoni Martí, quien con su intervención liquidadora segó los cimientos de una entidad que había pasado todos los controles de eficiencia y rentabilidad de los controladores bancarios del país. BPA no sufría de mala salud. La desmedida actuación del Gobierno, sin embargo, enterró a la entidad. Así opinan, al menos los abogados defensores.

Estos letrados han sugerido a sus colegas acusadores que reclaman por la vía civil que se dirijan al Ejecutivo de Martí para pedir responsabilidades y que, en todo caso, lo hagan fuera de este juicio. El tribunal deberá decidir si acepta o no en esta fase de cuestiones previas la petición de los abogados defensores y, en consecuencia, declara nula la personación de los dos actores civiles.

Por cierto, éstos ya no estarían a tiempo de reclamar nada al Gobierno, porque la responsabilidad del Ejecutivo prescribió transcurrido un año. Quizá por ello, esos accionistas reclaman ahora en este juicio a los antiguos gestores de BPA en un intento desesperado y rocambolesco de recuperar su dinero.