Menú Buscar
El pantano de Flix, cuyos trabajos de descontaminación están en el 'caso Acuamed' y salpican a la agencia de Lluís Bassat / EFE

El ‘caso Acuamed’ salpica a la agencia de publicidad de Lluís Bassat

La Audiencia Nacional imputa a la ingeniera Azahara Peralta por los pagos que realizó a la Ogilvy, el Instituto Cerdà y a Swaia por la descontaminación de Flix

4 min

La instrucción del caso Acuamed, otro de los escándalos de corrupción durante el Gobierno de Mariano Rajoy, ha salpicado a una de las principales agencias de publicidad del país, la que fundó el empresario Lluís Bassat y que ahora se denomina Ogilvy. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón considera que existen indicios fundados de que recibió pagos irregulares de la presunta trama en la compañía pública del actual Ministerio de Transición Ecológica.

Nadie de la compañía ha resultado investigado. Por ahora, la única imputación relacionada con el caso es la ingeniera Azahara Peralta. Fue una de las tres denunciantes del caso y responsable de gestionar las obras para descontaminar el pantano catalán de Flix (Tarragona) entre 2012 y 2015. Es decir, de las facturas que están bajo la lupa judicial.

Tres empresas

La agencia de comunicación de Bassat, ahora denominada Ogilvy, no sería la única afectada por esta investigación, tal y como indica Expansión. También habrían recibido pagos irregulares el Instituto Cerdà y la productora Sawia.

El magistrado de la Audiencia Nacional ha dado el paso tras el último informe de la Fiscalía. El Ministerio Público se basa en pruebas de la UCO de la Policía Judicial para llegar a la conclusión de que las empresas habrían emitido facturas “bajo conceptos que no tendrían nada que ver con el objeto de los mismos” relacionados con los trabajos.

Trabajos en Flix de FCC

Se sospecha de los pagos de unos 900.000 euros desde Acuamed. En principio, las firmas especializadas en comunicación y consultoría estratégica debían instalar las medidas necesarias para perimetrar el agua embalsada en el pantano de Tarragona antes de iniciar los trabajos.

Esta obra es uno de los siete grandes proyectos que se incluyen en la macrocausa penal. La descontaminación de Flix corrió a cargo de FCC. El grupo capitaneado entonces por Esther Koplowitz tenía entonces a la compañía de Bassat como agencia de comunicación de cabecera, por esto se habría visto salpicada por las presuntas irregularidades que están bajo la lupa de la Audiencia Nacional.

De delatores a acusados

El caso Acuamed parte de la llamada operación Frontino, que se inició por las denuncias de tres directivos de la compañía ante la Fiscalía Anticorrupción en 2015. Se trata, precisamente, de Azahara Peralta, Francisco Valiente y Gracia Ballesteros, también imputada. Según su relato, la excúpula de la compañía pública durante el mandato del PP facilitaba contratos a cambio de comisiones.

Por ahora, los delitos de los que se acusaban a la dirección no han podido ser probados. Dos de los tres delatores han acabado sentados en el banquillo de los acusados por la información que se ha recabado sobre su presunta implicación en los hechos. Peralta deberá declarar entre el 16 y 17 de diciembre ante el juez García Castellón.