Menú Buscar
Los protagonistas de La Casa de Papel en un episodio de la serie

La Casa de Papel ‘inspira’ a una banda de narcotraficantes

La policía argentina ha desmantelado una banda que preparaba un asalto utilizando las máscaras de Dalí que aparecen en la serie española

3 min

La Casa de Papel es noticia hoy por los rumores que apuntan a que Netflix estaría interesada en producir una tercera temporada de la serie. Y es que ha aparecido una cuenta de Twitter del personaje El Profesor en la que se han publicado dos mensajes que parecen confirmar que habrá nuevos capítulos: “Estamos preparando un nuevo equipo y un nuevo golpe. Atentos a los próximos tweets”. “Nuevas caras. Nuevas ciudades. Mismo procedimiento. Nada de relaciones personales”. A esto se le suma una cuenta oficial de la serie, que ha empezado a tuitear de forma muy activa:

Pero La Casa de Papel también ha saltado a los medios de comunicación de todo el mundo por haber protagonizado indirectamente un incidente en Argentina. Y es que una banda de narcotraficantes controlada desde las cárceles de Villa Devoto y Ezeiza en Buenos Aires, ha sido desmantelada después de la detención de 15 de sus integrantes.

Las máscaras

Seguro que te estarás preguntando qué tiene que ver esta organización criminal con La Casa de Papel. La respuesta es sencilla: entre el material incautado se han encontrado numerosas máscaras con la cara de Dalí, iguales a las que utilizan los ladrones de la ficción española cuando asaltan la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en Madrid.

La máscara de Dalí se puede comprar en diversos portales de internet

La máscara de Dalí se puede comprar en diversos portales de internet

Las fuerzas del orden sospechan que estas máscaras iban a ser utilizadas en su próximo golpe. Asimismo también se han encontrado miles de dosis de cocaína, teléfonos móviles y armas. Los responsables de la operación determinaron que la banda de narcotraficantes contaba con un pequeño ejército armado, compuesto por “satélites” que avisaban cuando llegaba alguien extraño y “soldados” que custodiaban a los encargados de realizar las ventas de droga.

Los procedimientos policiales tuvieron lugar, además de en las cárceles federales de Villa Devoto y Ezeiza, en diversas viviendas situadas en la zona norte de Buenos Aires. Muchos de los inmuebles asaltados funcionaban como búnkeres de la banda.

Destacadas en Vida