Menú Buscar
Parte del muro que rodea la casa okupa de 10.000 m2 / CG

Una casa okupa de 10.000 metros cuadrados en Barcelona

Está en el barrio acomodado de la Font d’en Fargues y hace 20 años que entraron en ella

30.03.2017 00:00 h.
4 min

Lleva más de 20 años okupada y, sin embargo, apenas se conoce. El barrio barcelonés de la Font d’en Fargues, situado en el distrito de Nou Barris y conocido como uno de los más adinerados de la ciudad, acoge una casa okupa de nada menos que 10.251 metros cuadrados.

Cuenta con dos puertas de acceso; una, en el número 98 de la calle del Arc de Sant Martí y la otra, en la parte trasera, en la calle Alt de Pedrell. Ambas con cerraduras nuevas. La fortaleza de los okupas está rodeada por un gran muro que abarca tres calles: las dos citadas y la calle Camil Oliveras.

Longitud de la casa okupada de la Font d'en Fargues / CG

Longitud de la casa okupada de la Font d'en Fargues / CG

“Llevan aquí muchos años, pero no sé si son los mismos okupas. Esta finca es histórica”, explica una vecina del barrio. Sostiene que la única relación que ha tenido con ellos es verlos entrar por la puerta de Arc de Sant Martí: “Pero nunca los he visto por el barrio; sólo ir a comprar al bar de más arriba”.

Una de las puertas de acceso a la casa okupa de 10.000 metros / CG

Una de las puertas de acceso a la casa okupa de 10.000 metros / CG

“Son muy educados”

Se refiere a una pequeña y acogedora bodega de las de antes donde el patrón, Víctor, es cercano y conocido por todos los allí presentes. Se sorprende cuando este medio le pregunta por la finca okupada. “Llevan muchísimos años aquí”, espeta en cuanto se le saca el tema.

Parte del interior de la casa okupa / CG

Parte del interior de la casa okupa / CG

Tantos como una veintena, según ha afirmado una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona. “A ellos yo los llevo en bandeja porque vienen, compran unos bocatas y se van a casa. Porque esa es su casa. Son muy educados. Aunque sentados aquí no me gusta que estén”, explica Víctor.

Con quien no se lleva tan bien es con "la chusma" --"y lo siento mucho, pero es chusma", matiza-- "que viene a sus fiestas”. Jóvenes que se apuntan a los macroconciertos y celebraciones varias que organizan los okupas de la Font d’en Fargues. “Suerte que los que viven aquí no les dejan venir a mi bodega, porque montan jaleo”.

¿Propiedad del ayuntamiento?

El tabernero sostiene que, a mediados de 2018, el consistorio barcelonés lo adquirirá y con él pretende “recuperarlo para el barrio": "Que ya nos toca, porque para algo lo pagamos”. Cree que la finca se convertirá en una residencia o un centro de ocio para la gente mayor.

Las mismas fuentes municipales, sin embargo, lo desmienten. Reiteran que se trata de una propiedad privada y que “los vecinos piensan que es pública porque está calificada de equipamiento”.

Otra de las zonas interiores de la finca okupada / CG

Otra de las zonas interiores de la finca okupada / CG 

Mientras, los inquilinos actuales de Arc de Sant Martí guardan en su bastión varios vehículos y caravanas, y levantan pequeñas construcciones con sus propias manos. Al otro lado del muro, su presencia pasa tan desapercibida que ni internet, ni siquiera sus propios compañeros han oído hablar de ellos. “Ni idea. Será una okupación reciente”, dice a este digital un okupa que ha vivido en varias casas de Barcelona.