El padre del niño con Down que venció a las aerolíneas

Carles Romero tumba la política de 'pagar por elegir butaca' y volará junto a su hijo de 13 años con el trastorno genético

8 min
Carles Romero, el padre que consiguió sentarse junto a su hijo viajero con Síndrome de Down / CG
01.08.2017 23:00 h.

Es el padre del niño con síndrome de Down que ha conseguido vencer el pagar por elegir butaca de las aerolíneas. Carles Romero, un psicólogo de Reus (Tarragona), ha tumbado la política de Vueling, que aplican otras compañías aéreas de bajo coste, y volará hoy miércoles a Venecia (Italia) junto a su hijo de 13 años, que sufre el trastorno genético.

"Nunca había tenido ningún problema para volar con la familia. En este caso, hice la reserva y no conseguí sentarnos juntos. Elegimos la tarifa barata, sí, pero es que vuelo con dos menores. Uno de ellos tiene Down. Pues bien, fue imposible explicarlo al hacer el check in", explica.

Tras luchar con el portal, el viajero trató de explicar su situación en el teléfono de atención al cliente de la empresa. "Fue imposible. Me dijeron que el avión iba lleno y que era imposible realizar dicho cambio. Yo insistí que sólo quería viajar con mi hijo. Tiene miedo a volar. ¿Y si le coge una crisis en pleno vuelo?", se pregunta Romero.

Llamada a la empresa

vueling atencion cliente

Un mostrador de atención al cliente de Vueling / EFE

Finalmente, el familiar cambió de táctica. "Busqué el teléfono de la central de Vueling, la empresa en sí. Y llamé", relata.

"Allí me atendieron varias personas. Les expliqué mi situación. Insistí mucho. Finalmente, alguien muy amable nos cambió de asiento. Pudieron recolocarnos uno junto al otro. Mi otro hijo, en la misma fila. Y mi pareja y su acompañante, unas filas atrás", narra.

"Lo que parecía imposible en el call center lo arreglaron en tres minutos cuando llamé al teléfono de la sede de la aerolínea", lamenta.

Romero narró su pequeño periplo en un post viral en Facebook [leer aquí] que se ha compartido más de 8.000 veces y se ha poblado de comentarios de otros pasajeros que narran experiencias similares con otras aerolíneas.

"El sistema es aleatorio"

Un portavoz de la operadora que preside Javier Sánchez-Prieto ha subrayado que, de las tres tarifas de Vueling, dos de ellas permiten elegir asiento. "La óptima y la excellence ofrecen esa opción. Con el precio básico, el ordenador asigna aleatoriamente butaca a los pasajeros", ha indicado.

"En ningún caso —ha continuado la misma fuente— se separa a las familias si hay espacio disponible en el aparato. La regla es: se ubica primero a los pasajeros con movilidad reducida (PMR), los que se sientan junto a la puerta de emergencia y los viajeros que vuelan con un bebé. Después, se reparte al resto".

"Las reservas múltiples con un mismo localizador se intentan colocar juntas", ha remachado el representante.

Ryanair sí separa

Así, el caso de Carles Romero se debió según Vueling a la asignación automática de asientos y a la alta ocupación. A ello se le sumó la imposibilidad de cambiar su ubicación en la aeronave por los canales establecidos de comunicación con el pasajero.

No obstante, sí hay otras aerolíneas que separan a viajeros que vuelan juntos. El caso más claro es Ryanair, que hace unos meses comenzó a sugerir en su proceso de reserva que si no se reservaba un sitio, "quizá no podría viajar con su acompañante". El mensaje se sustituyó por uno más moderado tras un alud de críticas.

ryanair asignacion asientos familias

El nuevo mensaje de Ryanair que invita a pagar por una butaca / CG

"No estamos intentando obligar a nadie a pagar por asientos reservados. Estaremos encantados de facilitar a cualquier cliente, sin coste adicional, un asiento aleatorio. Pero también queremos facilitar que aquellos clientes que estén dispuestos a pagar por reservar, normalmente en pasillo o ventana, lo puedan hacer desde 2 euros", ha aseverado la aerolínea.

En el caso de niños menores de 12 años y viajeros discapacitados, los primeros "reciben un asiento reservado gratuito y es obligatorio que el adulto que viaje con él compre la asignación de su asiento". Con respecto a los segundos, "la aerolínea hará todo lo posible por proveer a esta persona de un asiento al lado del pasajero con discapacidad o movilidad reducida”.

El resto, más 'amables'

En el caso de otras aerolíneas low cost, las políticas son más amables que la de la compañía que comanda Michael O'Leary.

Easyjet informa: "Nuestro sistema de asignación de asientos intentará siempre sentar juntos a los pasajeros que vuelan. Casi siempre hay asientos de sobra disponibles".

Por su parte, Norwegian Air Shuttle aporta una versión muy similar. "Mientras haya disponibilidad, la autoasignación de asientos se hace de manera que los pasajeros de la misma reserva se sienten juntos", ha manifestado una portavoz de la compañía.

Seguridad, los menores

Preguntada por la cuestión, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) ha recordado: "Nuestro papel es el de examinar la política de asignación de asientos de las aerolíneas desde el punto de vista de la seguridad, no el comercial".

Así, "los menores de 12 años que viajen solos tienen que tener un tutor adulto responsable que vuele junto a ellos. Si no puede ser el padre o la madre, lo será un auxiliar de vuelo", ha dejado claro una portavoz del organismo vinculado al Ministerio de Fomento.

"Es la misma política que cuando los niños viajan solos. Si no hay un pariente presente, el tripulante de cabina se hace responsable en caso de emergencia o evacuación", ha abundado.

"Las aerolíneas buscan hacer caja"

Quien sí puede opinar sobre la política comercial de las compañías aéreas es la Unión de Consumidores de Cataluña (UCC). Un portavoz de sus servicios jurídicos explica que las operadoras "exprimen la política de asientos para aumentar ingresos y ello perjudica a las familias".

¿Hay posibilidad de reclamar? "Es difícil, porque el billete es un contrato de transporte firmado con el pasajero. Si aceptas las condiciones, no hay perjuicio a los derechos".

Donde sí hay hueco legal para quejarse es en casos como el de Carles Romero, padre del niño con Down. Afortunadamente, este viajero resolvió él mismo su problema y hoy empezará sus vacaciones junto a su familia.

¿Quiere hacer un comentario?