Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la Audiencia de Girona / GOOGLE STREET VIEW

Cuatro años de cárcel por abusar de un chico con el que contactó por las apps de citas Wapo y Grindr

La Audiencia de Girona considera que ambos hombres mantuvieron relaciones consentidas hasta que la víctima le dijo que parase, sin éxito

3 min

La Audiencia de Girona ha condenado a cuatro años de prisión al acusado de abusar sexualmente de un chico con el que contactó por las apps de citas Wapo y Grindr. La justicia considera probado que los dos hombres mantuvieron relaciones consentidas hasta que la víctima, a causa de una fisura anal, le pidió al ahora condenado que parase, “pero no lo hizo”.

Según la sentencia, agresor y víctima se conocieron en la red Wapo y, en diciembre del 2019, contactaron a través de Grindr. Fue por medio de esta última por la que, el 13 de diciembre de ese año, ambos se citaron en el negocio de comida preparada que el acusado regenta en Salt (Girona) antes de la apertura de la tienda al público. Allí mantuvieron relaciones sexuales consentidas hasta que la víctima sufrió una fisura anal que le provocó “un gran dolor” y le solicitó “expresamente” al acusado que “parase”, sin éxito. La herida y el preservativo usado son las pruebas en el juicio.

Condenado por abuso, y no por violación

La justicia da por probado que, una vez “comenzaron, y por causas desconocidas, pero relacionadas con la penetración, la víctima sufrió una pequeña fisura anal que le provocó un gran dolor”. Asimismo, el acusado “desoyó voluntariamente la petición” de su compañero para que parase “y siguió con los movimientos de penetración hasta eyacular”. Es decir, la víctima “le retiró el consentimiento” en un momento dado, pero la justicia considera que no es violación, sino abuso, por cuanto el agresor no ejerció la violencia física.

Es por este motivo que la Audiencia de Girona condena al acusado por abuso sexual con penetración y le impone una pena de cuatro años de cárcel, cinco años de libertad vigilada y una indemnización de 5.000 euros por daños morales. Por el contrario, la fiscalía pedía inicialmente nueve años de cárcel y 1.350 euros de multa en concepto de violación, así como una indemnización de 25.559,36 euros, nueve años de libertad vigilada y que el acusado no pudiera acercarse a menos de 200 metros de la víctima ni comunicarse con ella en 11 años. La acusación particular pedía el mismo castigo, pero elevaba la indemnización a 30.559,46 euros. La defensa quería la absolución.