Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

“Fui 15 veces al hospital en Cataluña y no vieron mi cáncer hasta irme a Aragón”

Mayori G., de 22 años, batalla contra un tumor incurable en Barbastro tras acudir varias veces al Hospital de Lleida, donde no le detectaron su enfermedad

7 min

“Fui 15 veces a la sanidad catalana y no detectaron mi cáncer terminal hasta irme a Aragón”. Es la preocupante historia que cuenta la familia de Mayori G., una joven madre de 22 años que lucha contra un tumor de grado IV --incurable-- en el estómago. Se lo detectaron en Aragón, donde se marchó hastiada de visitarse en vano en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida.

El caso lo ha recibido el Defensor del Paciente, que estudia la viabilidad de denunciar al Instituto Catalán de Sanidad (ICS), gestor del hospital catalán, por posible mala praxis médica. Mientras ello ocurre, la familia de Mayori se centra en luchar por la vida de la joven madre. Hospitalizada en Barbastro (Aragón), ha comenzado las sesiones de quimioterapia.

“Le dieron Paracetamol”

Habla en nombre de la familia Leonor H., madre de la joven. “Mi hija vivía en Lleida con su hijo. Desde enero de 2021 ha estado acudiendo al Arnau de Vilanova con una hinchazón de estómago terrible y mucho dolor”, ha explicado. ¿Qué le hicieron en el centro sanitario provincial? “Pensaban que tenía Covid-19, primero, y una infección estomacal por la bacteria pylori, después", aclara. 

Dicho y hecho. Su médico de cabecera en el ICS-Lleida y también en el Arnau de Vilanova la trataron por la presunta infección estomacal. Pero Mayori no mejoraba. “Volvía una y otra vez con dolor e inflamación. Comía cada vez menos”, relata su madre. Un día la trasladaron del Centro de Atención Primaria (CAP) al hospital en ambulancia. “Le dijeron que no se estaba tomando la medicación contra la bacteria. Le dieron Paracetamol contra el dolor y el alta”, critica su familiar.

Se traslada a Monzón

Ante el empeoramiento de la chica, su madre la convenció para que se fuera a vivir con ella y se tratara en la autonomía vecina. “Vino a Monzón en primavera. La noche que llegó yo trabajé, pero al día siguiente fuimos de cabeza al Hospital de Barbastro. Allí sí le hicieron muchas pruebas: un TAC, una radiografía y una resonancia, entre otras. Le diagnosticaron un tumor estomacal de grado IV”, lamenta la madre, gélida.

¿Qué pronóstico tiene? “Mayori está muy grave. Ya no come y se alimenta solo por sonda. Está con quimioterapia, pero no saben si responderá al tratamiento hasta dentro de dos meses. Los médicos no son optimistas: dicen que jamás se ha recuperado un paciente con grado IV. Porque el cáncer se ha extendido demasiado”, explica.

“¿Por qué no se lo vieron en Lleida?”

A renglón seguido, Leonor revela que los sanitarios del Hospital de Barbastro se preguntan “cómo puede ser posible” que en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida “no vieran los marcadores” de un cáncer tan avanzado. ¿Pudo desarrollarlo de golpe, sin aviso? “No. Llevaba meses con esto, dicen. Deberían habérselo diagnosticado, pero no lo hicieron. Y tengo decenas de papeles de las visitas al ambulatorio y al hospital”, avisa. Ha pedido el expediente de la paciente al centro sanitario, aunque aún no se lo han entregado. "Dicen que tiene que firmar ella", rechaza. 

Su disgusto no es solo pues por la burocracia y el tumor de su hija. “¿Con una tripa cada vez más hinchada, como si estuviera embarazada por segunda vez, ¿por qué no se la drenaron en Lleida? Es lo primero que hicieron en el Hospital de Barbastro”, afea la ciudadana.

El Defensor estudia denunciar

La familia ha puesto el caso en conocimiento de la Asociación El Defensor del Paciente, que lo ha trasladado a sus servicios jurídicos. Estudian denunciar al ICS por mala praxis médica. Su portavoz, Carmen Flores, ha avisado en conversación con Crónica Global que “aunque la sanidad se haya volcado en la lucha contra el Covid-19, este tipo de fallos, o lo que parece un fallo, no pueden producirse”.

Flores tilda de “inadmisible” la situación de Mayori y lanza un aviso a quien la quiera leer en este medio. "Si hay más casos como el de esta chica, se deben denunciar para que no pasen más", subraya. 

Las familias se quejaron y Salud reaccionó

Preguntado por la cuestión, una portavoz del ICS de Lleida ha indicado que no podía comentar casos de pacientes en particular con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Es lo mismo que ha respondido el Departamento aragonés de Salud. Sí han hablado fuentes del sector asociativo contra el cáncer de Cataluña. Admiten que en plena pandemia enviaron cartas al Departamento catalán de Salud avisando de que estaba fallando el sistema de detección y tratamiento oncológico por la concentración de recursos contra el Covid-19. 

¿Qué hizo la consejería? “Reaccionó. Habilitaron de nuevo quirófanos para operar tumores que habían desarbolado durante la primera ola de la pandemia, por ejemplo. Se dieron cuenta de que algo fallaba y actuaron”, admite la misma fuente. Ello no es óbice para que la crisis sanitaria haya provocado fallas en el sistema, como la que, a la espera de las pesquisas, podría haber sufrido Mayori. “Un error médico puede costar una vida. Por eso hay que minimizarlos”, apostillan desde el mundo asociativo.