Menú Buscar
Folletos publicitarios enviados por varias inmobiliarias / CG

¡Socorro! Hay una inmobiliaria en mi puerta

Las agencias vuelven al 'marketing' agresivo alentadas por el repunte del precio de la vivienda

7 min

Llaman a tu puerta. Te envían cartas. Distribuyen tarjetas personales en las que esconden la agencia para la que trabajan. Reparten pasquines. Cuelgan carteles en las farolas. Son formas de marketing agresivo de los intermediarios inmobiliarios. Las firmas vuelven a recurrir a las técnicas de persuasión alentadas por el repunte del precio de la vivienda. Los seniors del sector recomiendan evitar a quien promete demasiado y ceñirse a la calidad del servicio prometido.

"Sí, es cierto que hay varias estrategias de marketing. En el caso de Barcelona, se notan en toda la ciudad. En los barrios periféricos se puede notar más porque antes no era tan evidente. Pero con la saturación del centro estas zonas cercanas al corazón de la capital catalana cobran valor", explica Carmen Vilar, de Engel & Völkers.

La comercial hace una pequeña radiografía de quién compra y quién vende. "Acuden a nosotros para tasar su piso personas mayores que buscan una vivienda más pequeña. O vecinos que heredan su segundo piso. Compran extranjeros, que buscan sobre todo zona y altura --los áticos se pagan más--, y nacionales, que miran mucho el precio", agrega.

"Evite a los que regalan televisores o móviles"

Uno de los reyes de la compraventa de ladrillo en Barcelona, Jean Cherigny, aporta otras claves sobre la publicidad omnipresente de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API). "Siempre se han explorado varios canales de marketing. Los online y los offline. Pero es cierto que ahora, con el aumento de tasaciones, la gente puede percibir más pasquines en la calle", argumenta.

Bajo el punto de vista del Office Manager de La Casa Agency, los compradores deben andarse con ojo. "Llevo 16 años en el sector y he visto de todo. Recomiendo a la gente que evite las agencias que regalan móviles o televisores para tasar su piso. Una inmobiliaria debería poner un precio real de mercado y punto. Es su trabajo", valora.

El directivo recuerda los beneficios de evitar a los piratas. "He visto agencias que han permitido que compradores o vendedores se echaran para atrás ante notario. Eso no puede ser. Una compra es con garantías. Las firmas serias así lo aseguran", asevera.

Acceso al crédito

La invasión de los pasquines y cartas de inmobiliarias tiene otra causa. Aparejado al aumento de demanda viene un mayor acceso al crédito que facilita las transacciones. "El comprador tipo acude con un 20 o 30% de entrada. En estos casos estamos consiguiendo negociar tipos del 1,75% y 1,95% en hipotecas fijas a veinte años. En las mixtas la cifra puede llegar al 1,60% más TAE. Los bancos tienen ganas de prestar".

Un análisis similar hace Guillermo Villalba, que trabaja en la oficina de Tecnocasa más antigua de Barcelona. "En nuestro caso y por marca y solera conseguimos financiación del 100% de la compra. Ello con un poco de esfuerzo por parte del comprador", admite.

En el caso de los clientes extranjeros es distinto. "En el centro hay mucha presión para invertir. Hay clientes rusos que vienen con cash. Aunque el español, habitualmente, compra para vivir y no para sacar rendimiento al activo", agrega la misma fuente.

"No somos estafadores"

En estas condiciones, los profesionales ven legítima la publicidad agresiva siempre que no se oculte información. "En el terreno de la verdad, en el que el agente tase a un precio de mercado, el marketing de goteo es lícito. No es publicidad engañosa", argumenta la agente de Engel & Völkers.

Una opinión similar manifiesta Jean Cherigny. "Hay agentes ilegítimos, como en todo. Los hay que cuelgan papeles en farolas como si fueran particulares. Hay agencias que compran un piso a un precio y lo venden a otro con su otra marca. Pero esto es como un comercio. También los hay que engañan al consumidor. El marketing es como nuestro escaparate", defiende.

El veterano agente tiene un truco para que los consumidores hagan una primera criba de tasadores pirata. "¿Tiene un número de API? Si no lo tiene, mejor no acudir a él", advierte.

El otro factor es la ética. "Los agentes inmobiliarios no somos monstruos. Muchos trabajamos de 9:00 horas de la mañana a 21:00 horas de la noche picando a puerta fría. Nadie nos ha regalado nada", concluye uno de los entrevistados.

Precios arriba

Los tres profesionales entrevistados coinciden en un punto: el precio de la vivienda continuará al alza en Barcelona. "El año 2016 ha sido de crecimiento muy importante. Este año se prevé un repunte similar", avisa Carmen Vilar.

Desde Tecnocasa suscriben el análisis. "Estamos llegando a niveles de 3.000 euros el metro cuadrado dependiendo de la zona y la altura. Pero creemos que seguirá aumentando", concluye Guillermo Villalba.

Así pues, ¿los vendedores recomiendan comprar ahora? "En el último trimestre del año el crecimiento de precios se aceleró. Ya no quedan gangas. Todo ello influido por la falta de parque de alquiler. Hay más gente que busca pisos para alquilar que oferta existente en el mercado, y los precios suben. Hasta que no se cierre esa brecha la gente buscará comprar a la mínima oportunidad", apostilla Chevigny.