Menú Buscar
Un paisaje de viñedos se convierte en árido a causa del cambio climático / FOTOMONTAJE CG

El cambio climático afecta a una de las bebidas de mayor consumo en España

Las sequías y olas de calor, cada vez más intensas, afectan a las cosechas de uno de los ingredientes principales en su fabricación

16.10.2018 10:52 h.
4 min

Octubre es el mes de la cerveza por excelencia gracias a la celebración del Oktoberfest, el festival de origen alemán dedicado a esta bebida alcohólica, la más popular del mundo por volumen de consumo. Sin embargo, el cambio climático puede hacer que deje de serlo ya que las fuertes sequías y las intensas olas de calor afectan a la producción de su principal ingrediente, la cebada.

Un estudio realizado por investigadores de China, Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos ha demostrado que la cosecha de este cereal podría verse reducida hasta en un 38% en zonas de gran producción como son Alemania, Bélgica o la República Checa. De media, el descenso de producción mundial se situaría entre un 3% y un 17%, dependiendo de la evolución del escenario climático.

Diferentes supuestos

El estudio, publicado en la revista especializada Nature Plants, se ha llevado a cabo estudiando el rendimiento medio de las cosechas y sus variaciones durante periodos de olas de calor y de sequía desde 1981. Las predicciones señalan que estos periodos de falta de lluvia y temperaturas extremas continuarán recrudeciéndose con el paso de los años, por lo que proyectaron temporalmente los resultados obtenidos tratando de ajustar el modelo a diferentes escenarios climáticos. Es decir, teniendo en cuenta diferentes niveles de emisiones contaminantes.

Además, la investigación quiso comprobar cómo afectaría la reducción de cebada en el precio de la cerveza ante el consumidor. Por ello, cruzó estos datos con los de producción y consumo de cerveza según la FAO (organismo de la ONU dedicado a la alimentación) y los precios de la botella de medio litro durante el año pasado. Para que los resultados fueran lo más cercanos a la realidad posible, introdujeron variables como la capacidad de compra (en base al PIB), las importaciones y producción interna de los mercados y la proporción de este cereal que se destina a otras aplicaciones, como por ejemplo, la alimentación de ganado.

El precio se multiplica

Los resultados para no son nada halagüeños para el bolsillo. De promedio, los precios de la cerveza se duplicarían y en algunos lugares incluso el precio se vería multiplicado por cuatro. Este sería el caso de Irlanda, uno de los países de mayor consumo de cerveza per cápita del mundo. El precio podría llegar a subir un 338% en el peor de los supuestos y el consumo se vería reducido hasta los 40 litros por persona y año. En el mejor de los supuestos, el precio de una pinta aumentaría en un 43%.

El descenso de producción a causa del cambio climático implica un suministro menor a los creadores de esta bebida y, por ende, una subida de precio base que afectaría sobre todo a las economías más limitadas. “Cuando hay problemas de suministro, los precios suben”, declara Dabo Guan profesor de economía del cambio climático de la Universidad East Anglia (Reino Unido) y coautor del estudio a El País. Y añade: “Los países desarrollados tienen más poder de compra, así que la producción de cerveza que haya irá a satisfacer la demanda de los que tengan más dinero”.