Menú Buscar
Imagen del intento de robo con un destornillador a una pareja de vecinos de Barcelona / TWITTER

Camareros salvan a dos vecinos de ser apuñalados con un destornillador en Barcelona

Cuatro cacos han acorralado a las víctimas en el paseo de Pujades y han tratado de agredirles; han huido tras salir el personal del bufé-hotel Ciutadella Parc: hay dos detenidos

06.09.2019 16:51 h.
5 min

Los camareros de un restaurante han salvado a dos vecinos de un doble intento de apuñalamiento con un destornillador en Barcelona hoy viernes. Un grupo de cuatro ladrones ha intentado agredir a la pareja en repetidas ocasiones en el paseo de Pujades, hasta que el personal del hotel restaurante Ciutadella Parc han salido del establecimiento y les ha socorrido. Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos de los atacantes, un libio y un palestino, a los que se les imputa un delito de tentativa de robo con violencia.

La agresión frustrada con la herramienta la ha difundido la cuenta de Twitter @BCNHelpers, un perfil que nació hace unos meses con el cometido de denunciar los actos delictivos graves en la capital catalana, haciéndose eco de la denuncia de un jugador del Club Natació Barceloneta, vecino del lugar. "Detectado intento de apuñalamiento a un turista para robarle la maleta en la calle [por paseo] Pujades. Diversos trabajadores de la zona han evitado que la víctima fuera apuñalada y atacada con una losa de cemento. [Los agresores] también han amenazado a los empleados", ha tuiteado la cuenta. Una empleada del establecimiento ha confirmado los hechos, pero los ha matizado. Los Mossos d'Esquadra, a su vez, han señalado que el suceso se ha originado al resistirse al delito dos personas con residencia en Barcelona que arrastraban maletas. Al llegar al lugar, los agentes han podido arrestar a dos de los presuntos atacantes.

"Doble intento de apuñalamiento"

Una trabajadora del hotel y restaurante Ciutadella Parc ha precisado que los hechos han ocurrido sobre las 10:30 horas, cuando la pareja de vecinos se ha resistido al robo. "Les acosaban cuatro individuos muy violentos. Al ver la pelea, el personal ha salido a socorrerles. Los atacantes han sacado armas blancas  [los Mossos han confirmado que se trataba de un destornillador] y han intentado clavárselas. En dos ocasiones, al menos", ha explicado. Furiosos por el robo frustrado, los agresores han amenazado de muerte a los empleados.

A renglón seguido, el grupo se ha alejado del bufé y ha cogido una losa de cemento del suelo con la intención de lanzarla al restaurante. No obstante, finalmente se han abstenido ante la llegada de las patrullas policiales. "Han salido corriendo los cuatro para adentrarse en el Parque de la Ciutadella. Tras ellos, los Mossos les pisaban lo talones", ha agregado la misma fuente.

Debate sobre los hurtos y los robos violentos

El nuevo intento de agresión con arma punzante en la ciudad condal se produce en pleno debate sobre cómo abordar desde el sistema policial y penal los hurtos y los robos violentos, tipos delictivos que han repuntado en la capital catalana en los últimos meses. Precisamente ayer, el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, auspició una cumbre sobre el nuevo plan estratégico Barcelona Ciutat Segura en la que participaron fuerzas de seguridad, la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona y actores económicos y sociales. Tras el cónclave, el conseller informó de que una de las líneas de trabajo de la mesa sería la de pedir penas más duras para los hurtos y, posiblemente y a falta de un estudio jurídico, los robos violentos. Para ello será necesaria una reforma del Código Penal en el Congreso de Diputados.

Si se produce, este cambio normativo llegará en el marco de la crisis de seguridad de Barcelona, un nuevo escenario delictivo en la ciudad condal que presenta ya 15 homicidios en lo que va de año, la cifra más elevada desde 2013. El último fue el miércoles de madrugada, cuando la vecina de El Vendrell Sara Ben Omar fue acuchillada dos veces en la coctelería Smar del Puerto Olímpico tras intentar dos personas robarle su móvil. La chica de 26 años falleció, mientras que el controlador de acceso que intentó socorrela sufrió heridas leves. Los Mossos buscan a los autores, dos hombres de nacionalidad española que continúan fugados.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información