Menú Buscar
Verónica, afectada por el anticonceptivo Essure

El calvario de Verónica por culpa del anticonceptivo Essure

Esta mujer de 40 años se encuentra en lista de espera para afrontar la cuarta intervención para que le retiren el dispositivo que le recomendó su ginecóloga

11.04.2019 00:00 h.
10 min

Verónica Armas tiene 40 años y tres hijos. En 2016 decide realizarse una ligadura de trompas, pero cuando acudió a la consulta de su ginecóloga, en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, ésta le recomendó el anticonceptivo Essure. La doctora le cuenta que es un nuevo método, muy efectivo, y fácil de implantar, ya que solo requiere una intervención ambulatoria que apenas supera la media hora de duración, y tras ello podrá volver a su casa.

El anticonceptivo, según la descripción de su fabricante, la farmacéutica Bayer, es un sistema permanente, que se implanta como microinserto y que actúa de manera mecánica provocando una reacción de cuerpo extraño que produce la oclusión de las trompas de Falopio. A Armas se lo colocaron hace tres años. “En apenas 40 minutos terminaron y me mandaron a casa, salí de allí con dolores y mareos”, narra, “pero me dijeron que era por los nervios tras el procedimiento, y que se me pasaría”, sostiene. “Al volver a mi casa continúo con los mismos síntomas. Desde el primer día tengo dolores y sufro pérdidas. Como no cesan, esa misma semana acudí al médico, porque tenía taquicardia e hinchazón”, relata.

Modo de implementación del anticonceptivo Essure

Modo de implementación del anticonceptivo Essure

Nueva visita a la ginecóloga

Verónica continúa encontrándose mal. Sufre dolores, sangrados, mareos y nauseas, así que decide plantarse de nuevo en la consulta de la ginecóloga que le recomendó el dispositivo. “Me dice que no cree que tenga nada que ver con Essure, y que me realizarán una revisión. Pero no hace nada, me explica que tengo una infección de orina y vuelvo a casa con medicación, entre ella, calmantes”, relata.

El calvario de esta afectada continua. “Cada vez que me va a venir la menstruación, el mismo panorama: se me hincha la barriga, y comienzo con la taquicardia y los dolores”. Es ante esta situación que tiene claro que el anticonceptivo que le han implantado es el responsable de su estado de salud, y decide acudir a su médico de cabecera para que le realice una prueba.

Manifestación contra el anticonceptivo Essure en la sede de Bayer / @LIBRSYCOMBATIVS

Manifestación contra el anticonceptivo Essure en la sede de Bayer / @LIBRSYCOMBATIVS

Taquicardias en el trabajo

“Nunca quisieron reconocer que era el anticonceptivo el que me causaba problemas”, explica Armas. No fue hasta dos años después, en marzo de 2018, cuando la someten a una primera intervención para retirarlo. “En Vall d’Hebron me dijeron luego que a ellos les enseñaban a ponerlo, pero no cómo retirarlo”, cuenta. “Antes de implantármelo no me advirtieron de los posibles riesgos. A mi me lo vendieron como un sistema muy eficaz, muy rápido, y sin ningún efecto secundario y mira con lo que me encontré”, lamenta.

Esta afectada sufre las consecuencias de Essure en su vida diaria. “Me dio un dolor muy fuerte en el trabajo, tenía unas taquicardias tremendas y tuvieron que llevarme en ambulancia hasta el hospital”, relata. “Además, tenía la barriga tan hinchada que parecía que estuviera embarazada”. Es tras ese ingreso cuando se produce una nueva intervención para retirar restos del dispositivo. “Me explican que no está bien colocado, y que uno de los fragmentos me ha perforado una trompa de Falopio”, explica. “Es cuando deciden quitármelas, pero se niegan a extirparme el útero, porque sostienen que solo me dará más problemas”. Tras esta, se producirán dos más. Una, a los seis meses, porque contrae una infección derivada del primer procedimiento, y la tercera porque detectan un nuevo trozo de muelle del anticonceptivo. A día de hoy, Verónica se encuentra en lista de espera para una cuarta operación, que no sabe cuando se producirá.

Dolores y vómitos

“Sigo con dolores, nauseas, mareos y vómitos”, explica un año después de que fuera sometida a la primera intervención para retirarle el dispositivo. “La semana pasada me hicieron una resonancia y sigue habiendo restos metálicos en lo que me queda de útero”, cuenta.

Estos síntomas afectan a su vida diaria. “Trabajo en una cámara de congelados a 26 grados negativos, y si me desmayo, es un peligro”, señala. Mientras tanto, sigue acudiendo a urgencias cada vez que las taquicardias se descontrolan o que el dolor no le permite continuar con su actividad, a la espera de que la operen de nuevo.

Querella contra Bayer

Verónica tiene miedo. Recuerda que el año pasado falleció una mujer un España tras retirarle el anticonceptivo. Una cordobesa que también pasó por un calvario de intervenciones por culpa de los efectos secundarios de Essure. “Tengo tres hijos y estoy asustada”, admite. Junto a ella, hay cientos de afectadas en nuestro país, y por eso forma parte de la querella que el año pasado presentó el bufete Almodóvar&Jara contra la fabricante del dispositivo, que ahora estudia la Audiencia Nacional.

¿Por qué se implanta Essure? “Me lo ofrecieron. Por mi edad, con tres hijos, y siendo fumadora, las pastillas anticonceptivas no eran aconsejables, por eso decidí hacerme una ligadura de trompas, y mi ginecóloga me habló de este método”.   

Carteles contra el anticonceptivo Essure en la sede de Bayer / @LIBRSYCOMBATIVS

Carteles contra el anticonceptivo Essure en la sede de Bayer / @LIBRSYCOMBATIVS

Retirada del mercado

En 2017, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) informó del cese de la comercialización y uso de Essure en España. Aún así, añadió que los datos existentes no cuestionaban la relación beneficio-riesgo del sistema. Desde el Vall d’Hebron, la ginecóloga Montserrat Cubo explica a este medio que “estos dispositivos fueron ideados para su implantación pero no para su retirada”. ¿Por qué se recomendaba como método preferente a la ligadura de trompas? “Porque esa es una cirugía agresiva que conlleva asociados riesgos potenciales que, aunque poco frecuentes, puede ser graves”, relata, motivo por el que los facultativos, velando por la mejor opción para sus pacientes, sostiene, optaban por un método menos invasivo.

En total, el centro sanitario de referencia en Barcelona implantó unos 2.000 anticonceptivos Essure, y Cubo sostiene que solo 40 mujeres han presentado complicaciones ¿Por qué algunas afectadas denuncian la desatención? “Los síntomas que presentaban, como dolor o sangrado abundante, pueden ser causa de otras dolencias, y no se podían relacionar directamente con la implantación”, explica.

Protocolo para la explantación

No fue hasta hace seis meses cuando el Ministerio de Sanidad presentó un protocolo, dirigido a profesionales y centros médicos, para garantizar la correcta retirada del dispositivo. El mecanismo es “frágil”, señala la ginecóloga del Vall d’Hebron, y a veces, tras su explantación quedan restos metálicos en el cuello uterino, lo que puede requerir una nueva intervención, como en el caso de Verónica.

La doctora recalca que la intención de los especialistas era proporcionar la alternativa menos invasiva para aquellas mujeres que se planteaban una intervención como la ligadura de trompas. Además, Cubo señala que “no existe ningún estudio que avale” que Essure es “peligroso”.

Cuarta intervención

Mientras tanto Verónica sigue en lista de espera para someterse a la cuarta intervención por culpa de este método, que provoca que desde hace tres años sufra dolores, mareos, taquicardias y náuseas. "Me siento impotente", lamenta, "si no voy a una clínica privada, es porque no puedo pagarlo", subraya. A pesar del protocolo que ha implementado Sanidad, cientos de mujeres en nuestro país sufren, al igual que esta afectada, las consecuencias de este dispositivo que recomendaba la atención pública. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información