Menú Buscar
Calles de Barcelona / CREATIVE COMMONS

¿Cuál es la calle más corta de Barcelona?

Muchos no la consideran ni siquiera una calle al uso, pues solo bastan unos pasos para recorrerla por completo

3 min

Según el Libro Guinness de los Récords, la calle más corta del mundo se encuentra en la población escocesa de Caithness. Fue construida en 1883 y no supera los dos metros de longitud. De hecho, solo alberga un local, igual de mítico que su ubicación: la posada Mackays Hotel. Un logro que nada tiene que envidiar una ciudad como Barcelona, que también cuenta en su estructura urbana con una calle que solo requiere unos pasos para ser recorrida en su totalidad. ¿Cuál es el nombre de la afortunada?

No se trata de una de esas calles que llaman especialmente la atención. De hecho, los viandantes no la consideran una vía al uso y en muchos mapas ni siquiera aparece. Sin embargo, todavía ostenta ese título. Hablamos de la calle L'Anisadeta, situada en un rincón de la plaza de la Basílica de Santa María del Mar, justo antes de llegar a la calle de los Canvis Vells.

Carrer de l'Anisadeta / JOSEP NOVELLAS

Carrer de l'Anisadeta / JOSEP NOVELLAS

Su extensión apenas llega a los cuatro metros y en solo dos o tres zancadas ya la habrás pasado de largo sin percatarte de su presencia. No obstante, el tamaño no lo es todo, pues L'Anisadeta es famosa en todo el mundo por ser uno de los escenarios más importantes del ambiente medieval barcelonés plasmado en La catedral del Mar, la célebre novela de Ildefonso Falcones.

¿Cuál es su origen?

También resulta apasionante el origen de su nombre, que plasma a la perfección las memorias del casco histórico de la ciudad. Según los cronistas, L'Anisadeta proviene de una pequeña taberna que encabezaba dicha arteria durante el siglo X y que se llamaba Nisadeta. Era un local muy popular en el barrio porque servía un anís exquisito que refrescaba a los pescadores y demás trabajadores del puerto.

Una de las fachadas del Carrer de l'Anisadeta  / CANAAN

Una de las fachadas del Carrer de l'Anisadeta  / CANAAN

La taberna desapareció con el paso de los años. Un destino similar al de gran parte de la calle, mucho más larga que la actual. Este enclave histórico sólo se reconoce por una pequeña placa, aunque se mantiene en pleno rendimiento gracias al restaurante y el bloque de viviendas que acoge sin la mayor pretensión.