Menú Buscar
Cala Crancs en Salou / CREATIVE COMMONS 4.0 - RAUL ROVIRA

Calas de Salou en las que perderse y sin bullicio

Sosegadas y lejos de las zonas más turísticas, en esta localidad aún hay espacios en los que relajarse y desconectar

3 min

Salou es uno de los destinos por excelencia en Cataluña en la época de playa y verano. Para disfrutar del mar, esta localidad posee diferentes calas en las que relajarse con el agua, la arena y los paisajes naturales que las conforman.

Algunas de estas calas pueden tener una afluencia mayor de usuarios, pero hay algunas que destacan por seguir ofreciendo grandes atractivos al tiempo que son más tranquilas y no están tan turistificadas.

Cala Crancs

Como se ve en la foto que encabeza este artículo, en ella prácticamente solo hay naturaleza: arena fina, agua y unos montes escarpados y llenos de pinos y vegetación que la rodean que le dan un aspecto más salvaje alejado del estilo urbanizado de las más concurridas.

Está alejada del bullicio del centro de la localidad y es un espacio en el que se puede tomar el sol y hasta practicar esnórquel en sus aguas calmadas. En total, al ser la cala más oriental de esta localidad, se encuentra a unos 5 kilómetros de distancia del puerto de Salou.

Cala Penya Tallada

Esta es una de esas calas desconocidas, de pequeño tamaño y rodeada de naturaleza a la que suelen acudir normalmente los vecinos de la zona. Se encuentra ubicada entre el área de la Punta Roja y una pared rocosa que se adentra en el mar. La arena y las rocas conforman el terreno de la orilla y la zona de baño.

Así, la cala Penya Tallada es una de esas que encaja en las personas que buscan un espacio tranquilo y sin grandes aglomeraciones por su carácter de zona casi escondida.

Cala Llenguadets

Con unos 61 metros de longitud, esta pequeña cala ofrece un escenario particular: se trata de una zona tranquila que ha comenzado a tener más popularidad desde que se construyó el Camino de Ronda como acceso. En este caso se trata de una cala con una zona urbana colindante.

Pero una de sus peculiaridades es que en su acceso, hay un toque histórico que le aporta un cariz diferenciador respecto a otras zonas de playa: aún se conserva uno de los búnkeres que se construyeron en la Guerra Civil y los nidos de ametralladoras orientados hacia la Punta del Cavall y el Puerto de Salou.