Menú Buscar
Adorno de madera / CAL FUSTER

Cal Fuster o la importancia de adaptarse a los nuevos tiempos

Este negocio tradicional de Barberà de la Conca se reinventó y puso sus ojos en el comercio 'online' para aumentar sus ventas

3 min

En 1951, Josep Veciana i Bonet abrió las puertas de un pequeño negocio familiar que ofrecía servicios de carpintería y ebanistería. Su hijo Josep y su esposa Lydia-Bárbara son quienes se encargan actualmente de esta pequeña empresa situada en la pequeña localidad de Barberà de la Conca (Tarragona) y que se ha convertido en un ejemplo de cómo reinventarse para adaptarse a los nuevos tiempos.

Porque desde hace unos años la carpintería se ha transformado en una tienda de muebles y decoración llamada Cal Fuster, un cambio de rumbo provocado por la escasez de pedidos que recibían y que les llevó a investigar las posibilidades que internet les ofrecía. Y todo con un objetivo: seguir vendiendo sus productos.

Trabajar en pareja

Fue en 2013 cuando los pedidos empezaron a disminuir, lo que les hizo replantearse el negocio. La prioridad de la pareja era seguir trabajando codo con codo, y de ahí nació la idea de montar una tienda de muebles y decoración. Pero al año de abrirla, Lydia-Bárbara le propuso a su marido montar una página web para vender los productos. Y fue así como nació Cal Fuster.

Portadedales de madera que Cal Fuster vende a través de internet / CAL FUSTER - AMAZON

Portadedales de madera que Cal Fuster vende a través de internet / CAL FUSTER - AMAZON

Decidir el nombre fue tarea fácil, ya que en catalán cal es una apócope de la palabra casa. En los pueblos se mantiene la tradición de identificar a las familias que viven en estas casas con los oficios que ejercen. Este es el caso de Cal Fuster, casa del carpintero en catalán.

Un 70% más de ventas

“Meses más tarde, cuando les comentamos a nuestros hijos la posibilidad de vender a través de internet, lo tuvieron claro”, señala Lydia-Bárbara. Cuentan que se tuvieron que reciclar y empezar a trabajar con el ordenador, pero los números les dan la razón: “Después de tres años en Amazon, más de 2.000 referencias y más de 3.000 pedidos hemos incrementado las ventas hasta un 70%”, afirma rotundamente Josep. ¿Y el futuro? “Si tienes salud para qué te vas a jubilar”, responde Lydia-Bárbara con una sonrisa.