Menú Buscar
Cajasur se adjudicó inicialmente el inmueble por solo el 50% de su valor.

Cajasur manipuló datos de un desahucio para quedarse con la vivienda a mitad de precio

El banco inventó que no era la residencia habitual de los usuarios para adjudicársela en subasta por menos dinero e incrementar la deuda reclamada

3 min

El inmueble hipotecado se encuentra en la localidad malagueña de Casabermeja.

En 2005, Cajasur, propiedad de Kutchabank desde 2013, concedió a un particular un préstamo hipotecario de 150.000 euros para la adquisición de esa vivienda cuyo precio era 272.00 euros.

La crisis económica hizo que el titular del préstamo empezara a tener problemas para su mensual devolución. El banco instó el desahucio.

Según fuentes jurídicas de FACUA (Consumidores en Acción), que defiende los intereses de la familia propietaria, el banco alteró datos del desahucio para quedarse con el inmueble por la mitad de su valor. En concreto, el banco inventó que aquélla no era la vivienda habitual de los usuarios para adjudicársela en la subasta por menos dinero e hinchar, después, en más de 27.000 euros la deuda que reclamaba. FACUA detectó esa maniobra y ha logrado evitarlo en los tribunales.

Argucia torticera

La argucia del banco se orquestó sobre la base de que si nadie puja cuando un inmueble es subastado tras una demanda por impago de hipoteca, el banco se lo adjudica por un 70% del precio fijado en la escritura. Sin embargo, cuando no se trata de la vivienda habitual del hipotecado, la normativa permite a la entidad financiera que se la quede por la mitad de su valor. Eso es lo que hizo (o pretendió) Cajasur que se adjudico inicialmente el inmueble  por sólo el 50% de su valor con el argumento falso, según FACUA, de que no se trataba del domicilio habitual de los afectados.

Cajasur, esgrimió en el juzgado que aquel no era el domicilio habitual de los afectados ya que éstos no estaban presentes en la casa cuando les llevaron las notificaciones.

Embargo ejecutado

El juez de primera instancia número 12 de Málaga ha tumbado estos argumentos, pero no se ha podido evitar que, finalmente, se ejecute el embargo. Eso si, el banco lo ha tenido que ejecutar por un 70% del valor de la casa.

FACUA no desistirá en reclamar justicia en este caso. Los datos que constan ahora sobre la mesa son elocuentes: el banco se queda la casa por un valor del 70% respecto del escriturado, cuando ya ha cobrado en estos años 86.000 euros y, además pretende aplicar a los afectados el 12% de interés durante los tres años que han trascurrido entre el momento en que se liquidó la hipoteca hasta el día de la subasta.