Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen aérea de Café del Mar Barcelona

Café del Mar fichó a los Casuals para abrir en Barcelona

La macrodiscoteca entregó parte de la seguridad al grupo 'hooligan' del Barça: su dueño asegura que fue por extorsión y "cuando él ya no estaba"

6 min

Café del Mar fichó a los Casuals para llevar parte de la seguridad cuanto aterrizó en Barcelona. El club ibicenco, que recaló en la Ciudad Condal en 2017 con su mayor discoteca en todo el mundo, entregó el control de accesos al grupo hooligan del Barça condenado por una multitud de delitos y asociación ilícita en 2013, cuatro años antes. Su dueño lo ha atribuido a la "extorsión", confirmado que los ultras no han desaparecido, sino que siguen activos

Lo han explicado dos fuentes policiales no vinculadas entre sí y lo ha confirmado Nacho Soler, el empresario de la restauración que abrió el mayor Café del Mar en el Port Fòrum de Sant Adrià de Besòs, en la frontera norte de Barcelona, en 2017. Según estas voces, los Casuals, que muchos daban por desmantelados desde hacía años, "se hicieron con algunas noches de la puerta de Café del Mar" a partir de 2017 y durante un tiempo indeterminado. 

"Llegaron con Ministry of Sound"

Los agentes indican que el grupo llegó al sunset club --que cerró en 2019 tras una pelea entre socios-- con la marca Ministry of Sound, que celebró una sesión los martes en Café del Mar. "La gestora de fiestas exigió su propia seguridad, y se trajo a una empresa que tenía vínculos con los Casuals", explican. Cabe destacar que estos controladores de acceso no tenían relación con la seguridad propia del local, que era de una empresa reglada y legítima. 

cafe del mar barcelona port forum
Una fiesta en Café del Mar Barcelona / Cedida

El control de la puerta de Café del Mar fue pues un negocio derivado de los Casuals, pese a que Mossos d'Esquadra y la Fiscalía los dieron por desarticulados tras las macrooperaciones policiales de mediados de los 2000 y 2009. En 2017, años después de las condenas, no obstante, aún operaban, y en un sector que les valió la segunda ronda de sentencias contrarias: la seguridad en las discotecas de Barcelona. 

"Era una extorsión, pero cuando yo no estaba"

El administrador único del fallido local, Nacho Soler, ha confirmado la presencia de Casuals en la vigilancia de Café del Mar, aunque se ha desvinculado de la misma. "Cuando algunos empresarios montamos el proyecto, fichamos a un director de seguridad que se encargara de todo esto. Tenía plenas atribuciones para incorporar a los profesionales que él quisiera y llegar a los acuerdos que él deseara", ha señalado. 

"Es evidente que se llegó a algún tipo de acuerdo con esta gente, gente problemática, porque allí estaban. Vinieron primero a negociar, y luego se encargaron de la seguridad. Todo, como digo, organizado por el equipo de vigilancia, con el que no teníamos nada que ver", ha agregado el directivo. Según él, el proceso "tuvo una componente de extorsión indudable", aunque los hechos tuvieron lugar "cuando él estaba de salida por una maniobra societaria del resto de socios". 

Joao y otro directivo

Esos socios a los que se refiere Soler son Joao Cohen y otra persona, dos de los gestores que heredaron el local cuando hubo una trifulca entre los promotores. Contactado por este medio, el segundo, abogado, ha negado "tener conocimiento alguno" de la presencia de los Casuals. "No le consta" pero, lo que es más, no le pudo constar "porque jamás le dejaron acceder al local". 

cafe del mar casuals
Logo de Café del Mar: los Casuals se hicieron con parte de la seguridad / MoS

Según él, Café del Mar quedó en manos de Cohen y un tercer individuo, que operaron el club hasta que echó el cierre por las deudas. "Lo que hayan podido hacer estas dos personas no es responsabilidad mía", ha apostillado el letrado. 

Los Casuals estaban activos

Sea como fuere, lo sustantivo respecto a Café del Mar y los Casuals es que el grupo hooligan estaba activo en 2017, años después de que policía y judicatura consiguieran condenarles por varios delitos. "Sí, estaban, y no solo en la fiesta Ministry of Sound, sino también de fiesta, y más recientemente, antes de la pandemia. De forma reposada, pero estaban", indican fuentes policiales. 

¿Qué pasó con el negocio que protegieron? Como explicó este medio, el club sunset del Port Fòrum acabó en concurso de acreedores. Asimismo, hay diversas denuncias entre socios por presunta gestión irregular. Los procesos están enjuiciados salvo uno, que ha terminado en condena.