Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La ruleta de un casino / EP

Cae la organización criminal que estafó al casino de Girona

Consiguieron detectar la secuencia de juego ganadora y obtener premios en efectivo gracias a un dispositivo electrónico

3 min

Una organización criminal que estafó al casino de Girona ha sido desarticulada en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Ertzaintza en el que tres personas han sido detenidas en Irún, Guipúzcoa. Se trata de dos hombres y una mujer, de 45, 31 y 44 años, respectivamente, que ya han pasado a disposición judicial.

Según ha informado el Departamento de Seguridad vasco, la organización itinerante operó en establecimientos de toda España: entre los afectados también se encuentran casinos de A Coruña y el País Vasco, mientras que los presuntos estafadores también visitaron locales de juego en Valladolid, Zaragoza y Madrid, entre otros. En total, su actividad ha sido registrada en más de una decena de casinos.

Un avanzado sistema de patrones

La operación Gereziak-Armeria ha sido activada por estos cuerpos policiales tras descubrir el modus operandi del grupo: un sofisticado sistema de detección de patrones de juego afectaba a los algoritmos de aleatoriedad de los rodillos de las máquinas recreativas y era capaz de detectar la secuencia ganadora.

Al obtener la secuencia, los detenidos hacían sus apuestas en la máquina tragaperras para obtener el máximo beneficio posible. Así lo apuntan las pesquisas de los agentes del Servicio de Control de Juegos de Azar y Apuestas de la Policía Nacional, que llegaron a esta conclusión el pasado verano junto con la Unidad de Juego y Espectáculos, además de la Sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial de la Ertzaintza.

Actuaron en Francia y Bélgica

La investigación policial logró localizar a dos de los presuntos autores en Guipúzcoa, por lo que se creó un grupo de trabajo conjunto para identificar a los integrantes de la organización defraudadora y recabar imágenes y denuncias de aquellos casinos afectados. El análisis de esta información permitió averiguar que las personas investigadas evitaban dejar señales en el establecimiento defraudado: evitaban cobrar premios de más de 1.000 euros para no ser identificados y cambiaban el ticket obtenido de los premios en otras máquinas para cobrarlo.

 

Tras ubicar a los primeros dos sospechosos, los agentes activaron vigilancias y seguimientos, que permitieron localizar al tercer integrante. Además, la investigación policial ha constatado que el grupo llegó a tener actividad en otros países de Europa, como Francia, y que uno de sus miembros fue detenido en Bélgica.