Menú Buscar
Coronavirus y la tecnología / PIXABAY

ByFever, la tecnología que mide la temperatura corporal de la población en tiempo real

Las nuevas tecnologías pueden ser aliadas fundamentales en la lucha contra la propagación de la pandemia

6 min

Es evidente que la crisis sanitaria provocada por el virus Covid-19 está suponiendo un duro golpe para todos los países que se han visto afectados, incluido España. Sin embargo, el coronavirus y sus fatales consecuencias para la población están promoviendo investigaciones en el campo de la ciencia y de la tecnología y motivando el ingenio de empresas y profesionales que buscan combatir la propagación de la enfermedad. Entre las nuevas ideas que han surgido para aplicar durante la pandemia destaca una startup española creadora de ByFever | Control de temperatura en tiempo real |.

Se trata de un sistema que aplica la inteligencia artificial para controlar la temperatura corporal de las personas en tiempo real. Ha sido desarrollada para aplicar en lugares como aeropuertos, hospitales, centros comerciales y en todo tipo de accesos para realizar una función de control y detectar rápidamente a una persona que presenta una temperatura elevada.

La Fiebre como método de control

Como los expertos sanitarios han ido informando en las últimas semanas, la fiebre es uno de los síntomas más habituales del coronavirus. De hecho, la Organización Mundial de la Salud, tras estudiar los signos que presentaban más de 55.000 casos confirmados en China, detectaron que aparece fiebre en un 87,9% de los casos, seguida de tos seca, debilidad y fatiga, expectoración y otros síntomas menos frecuentes.

Por todo ello, identificar a tiempo a las personas que presenten fiebre es una manera de frenar el contagio y detectar las zonas calientes, donde haya una tendencia elevada de infectados por el virus. Esas personas detectadas pueden ser controladas, analizadas y aisladas en el caso de que su situación lo requiera. 

La startup ByFever | Control de Fiebre en tiempo real de población, ha sido desarrollada por una empresa especializada en nuevas tecnologías con sede en Barcelona propiedad del empresario Joan Faura.

¿Cómo funciona ByFever y cuál es su utilidad? 

En este caso, la inteligencia artificial se pone al servicio del control de contagios. La aplicación cuenta con una cámara térmica unida a un software algorítmico capaz de detectar eficientemente la temperatura corporal de una persona en tiempo real. Si su temperatura está por encima de entre 37,1 y 37,5 grados centígrados, se puede configurar una alarma, muy útil por ejemplo en un control de acceso a un espacio cerrado. La detección de una persona con fiebre no significa que el individuo esté infectado, únicamente que puede ser un potencial caso de coronavirus por lo que habría que analizarlo. 

Al mismo tiempo que mide su temperatura corporal ByFever hace un reconocimiento facial de la persona en cuestión y esos datos se quedan almacenados. La medición no implica ningún riesgo para las personas ya que funciona sin contacto, a una distancia de 3 metros y con una precisión de medición de ±0,3ºC. Puede realizar con eficiencia la medición de varias personas seguidas. 

La aplicación tiene validez más allá de su función más inmediata. Los datos recabados por la misma pueden ayudar a identificar puntos calientes de contagios y, de esta manera, prevenirlos. Evitado así que se propague la enfermedad hasta ser considerada pandemia, como en el caso del Covid-19. El objetivo último del sistema es que el gobierno pueda usar estos datos para reconocer estas zonas de riesgo. 

Aeropuertos y zonas de movimientos de personas

De hecho, los creadores de ByFever señalan algunos espacios en los que su aplicación es de utilidad, empezando por aeropuertos, con el fin de evitar la propagación de virus a otros países. Pero también hay que tener en cuenta los espacios públicos dentro de las ciudades, así como el transporte público. A esto hay que sumarle los edificios comerciales - en España existen más de 600 centros comerciales -, las instituciones públicas y los locales de restauración - en nuestro país hay más de 280.000 locales, siendo uno de los pilares fundamentales de la economía española-. 

Sin ir más lejos, China ya ha sentado un precedente con este tipo de aplicaciones, que han sido desarrolladas por el propio gobierno y que han resultado ser de mucha utilidad para contener la propagación del virus. Además, se tomó la decisión de habilitar puntos de control improvisados para la toma de temperatura de los ciudadanos. 

Los termómetros son, sin duda, una de las herramientas más compradas y utilizadas durante esta crisis sanitaria. Los profesionales médicos indican que cada cuerpo tiene una temperatura corporal y que no hay una cifra exacta válida para todos los individuos a partir de la cual se pueda considerar fiebre. Sin embargo, si hay una horquilla que puede resultar de utilidad para orientarse. Entre los 36,5 y los 37,5 se podría considerar normal para la gran mayoría de la población. A partir de esos 37,5 grados sí se puede hablar de fiebre en términos generales. Y si superan los 39 o 40 grados se considera hipertermia, una situación de gravedad.

--

Contenido Patrocinado