Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de policía de la UDEF / EP

Busca y captura para los capos del macrofraude del IVA

Según la Udef, los líderes de la trama se han instalado en Las Vegas y desde allí dirigen un negocio ilegal con más de 40 empresas 'trucha'

3 min

Mohan Chatlani y Annand Chatlani huyeron a toda prisa cuando la Udef (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) llamó a su puerta. Se les considera los dos máximos responsables de un entramado criminal de empresas fantasma o empresas trucha, dedicadas a la compra y venta de facturas falsas con las que poder deducirse el IVA por operaciones comerciales inexistentes.

Esta organización criminal ha defraudado al fisco desde el año 2014 hasta ahora más de 200 millones de euros, según los datos aportados por la Udef en su recientes informes. En el marco de la Operación Dreams, la policía detuvo a unos 30 empresarios y testaferros. Cuatro de ellos han ingresado en la cárcel.

Empresas fantasma

“Se ha constatado la existencia de una serie de empresas carentes de actividad aparente y administradas por testaferros cuya única función es canalizar, a través de sus cuentas bancarias, ingentes cantidades de dinero procedentes de otras empresas que finalmente salen de España, simulando relaciones comerciales que, a juicio de los investigadores, son inexistentes en su mayoría”.

Así se expresa la Udef en su último informe al que ha tenido acceso este medio. Los sospechosos “abarataban fraudulentamente el precio de la mercancía que compraban o vendían mediante el impago del IVA, gracias a la utilización de empresas ficticias (empresas trucha) de actividad inexistente”.

“Tú pagas y el IVA me lo quedo yo”

La clave de esta trama partía del uso de facturas falsas para justificar más gastos, por consiguiente, menos beneficios y así pagar menos impuestos. El fraude también se situaba en la propia mecánica de las transacciones que se planteaban (o simulaban) con países del extranjero como destinatarios de los productos.

"En la entrega de bienes entre dos países de la Unión Europea, el IVA se pagaba en destino, esto es, en el estado en que vaya a ser consumido el bien. A través de la empresa trucha la mercancía había salido del país pero, en realidad no lo había hecho aunque el intermediario se había deducido el IVA".