Menú Buscar
La niña de ocho años hospitalizada en Palma tras la paliza en su colegio / Última hora

Los padres de la niña agredida en Palma presentan batalla judicial

Se querellan por la vía de lo penal contra la directora y dos profesoras del centro por coacciones y trato degradante al omitir las lesiones que llevaron a la menor de edad al hospital

28.12.2016 14:25 h.
4 min

Los padres de la niña de ocho años de edad que presuntamente fue agredida en el patio del colegio Anselm Turmeda de Palma de Mallorca el pasado octubre han anunciado que presentarán batalla legal para tomar medidas contra lo que consideran que fue una experiencia traumática por la menor. Han anunciado una querella penal contra la directora y dos profesoras del centro a quienes acusan de coacciones y trato degradante por omitir los hechos.

Marcos García-Montes, el abogado de la familia, ha anunciado en rueda de prensa que las maestras acusadas serán las que cuidaban el patio del recreo cuando se produjo la supuesta agresión que acabó con la niña en el hospital con lesiones graves. También señalan a la consejería balear de Educación y Universidades como responsable civil subsidiaria.

Informes médicos del hospital

La querella ya está argumentada y será presentada este jueves en los juzgados de Palma. Se fundamenta en dos informes médicos del servicio de Urgencias Pediátricas del hospital de Son Espases. Los mismos que motivaron que desde el centro sanitario se abriera parte judicial en el día de los hechos por el estado de la menor.

El Gobierno balear dio carpetazo al asunto pocos días después de la agresión al asegurar que la paliza se produjo tras una disputa entre varias alumnas en el patio del colegio y se descartaba que la menor sufriera acoso escolar. La familia ya se quejó en ese momento de que tanto la consejería de Educación como los profesores del centro se tapaban los unos a los otros para esconder el bullying que presuntamente sufría la niña y llevó al fatal desenlace.

Incógnitas de la agresión

De hecho hay varias incógnitas alrededor del caso que salieron a la luz cuando la agresión se hizo mediática. Como que la niña era tachada de marimacho por sus compañeros de aula porqué le gustaba jugar al fútbol en el recreo y que la agresión sucedió después de un partido entre varios cursos.

Ningún profesor intentó parar la trifulca que, según su defensa, no duró más de un minuto. Además, a pesar de su estado de salud siguió en clase porqué nadie se percató de la verdadera gravedad de las heridas.

El representante legal de la familia ha indicado que la persona que diga que la niña tenía lesiones leves o no tenía lesiones, o “es un ignorante o un malintencionado”. Ha pedido que si alguien tiene alguna cosa que reprochar a la querella, que haga lo propio contra el bufete jurídico que dirige o contra los doctores del hospital de Mallorca que firmaron los partes médicos.