Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una marcha de los okupas de la Casa Buenos Aires en protesta ppor su desalojo / CG

Guardia Urbana abortó ocho juergas en la casa okupa Buenos Aires

El Ayuntamiento de Barcelona defiende que los agentes no impusieran ninguna multa por ruido excesivo: "No pudimos denunciarles"

4 min

La Guardia Urbana de Barcelona acudió a ocho parrandas nocturnas en la Casa Buenos Aires pero no identificó ni multó a nadie. El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que los agentes se desplegaron hasta en ocho ocasiones por ruido excesivo en la mansión okupa situada en el barrio de Vallvidrera, que ahora expropiará el Gobierno local, pero que no impuso sanciones ni identificó a los responsables. 

Lo avanzó ayer en la comisión de Presidencia el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle (PSC-Units), y lo confirmó una portavoz municipal a este medio poco después. Según ambas fuentes, concejal y representante, entre marzo de 2019 y octubre de 2020 el cuerpo de seguridad local "respondió a ocho requerimientos" en la mansión okupada. "Principalmente, por molestias por ruido", añaden. 

"No se pudo identificar a los ocupantes"

¿Qué hizo la Urbana ante las juergas en Casa Buenos Aires? "El cuerpo de policía elaboró un informe sobre la actividad que se pudo observar, pero no se pudo identificar a los ocupantes. Asimismo, se levantó acta de inspección y denuncia para comunicar al distrito el acto que se pudo comprobar", ha detallado la fuente oficial. 

¿Por qué los okupas de Buenos Aires se libraron de identificaciones o propuestas de sanción por juergas nocturnas cuando otras fiestas sí las encajaron? "No se puede consultar el censo para denunciar". La portavoz ha recordado además que corresponde a los Mossos d'Esquadra investigar los presuntos delitos de ocupación leve. La policía catalana inició diligencias el 2 de marzo, pesquisas que complementó Guardia Urbana después. 

Fuentes policiales: "Hay dos vías para multar"

Fuentes policiales no oficiales de los Mossos d'Esquadra discrepan con la información aportada por el Ayuntamiento de Barcelona. Recuerdan que cualquier cuerpo policial, también la Guardia Urbana de Barcelona, habría podido consultar quién estaba empadronado en la Casa Buenos Aires si los okupas cortaban el paso a los agentes. Apuntan a que sería una respuesta a un "posible delito de obstrucción o de dificultar la acción inspectora". 

La otra opción para multar a los fiesteros de la casa okupa Buenos Aires por excesivo ruido habría sido esperarlos fuera. "Montar controles a la salida es algo que se hace habitualmente con algunas fiestas. A medida que van saliendo los asistentes, se les identifica y multa", explican. Eso sí, reconoce que se trata de operativos que consumen muchos recursos policiales, pero técnicamente posibles. En ninguna de las ocho fiestas se desplegaron. 

Oposición: "¿Permisividad?"

Desde la oposición municipal lamentan lo que consideran "sensación de permisividad" que acompaña las actuaciones municipales con respecto a la Casa Buenos Aires, que ahora expropiará el ayuntamiento a su propietarioDe hecho, el Gobierno municipal avanzó ayer con el apoyo de ERC que no redactaría un informe de las medidas tomadas con esta okupación.

Lo pidió Ciudadanos, tras conocerse la imputación por prevaricación de la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz. La concejal está citada en condición de investigada por una denuncia del dueño del inmueble, London Private Company, que quiso construir y abrir un hotel pero topó con la oposición del consistorio, primero, y el allanamiento del activo, después.