Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cárcel de Ponent (Lleida) / EP

Un brote de Covid en la cárcel de Ponent cuestiona la política de vis a vis del Govern

Los funcionarios de prisiones atribuyen los contagios a la permisividad con la entrada y salida de los familiares de los presos

2 min

Un nuevo brote de coronavirus ha encendido las alarmas en las cárceles catalanas. En el centro penitenciario de Ponent (Lleida) se han detectado 36 positivos y 52 negativos tras un cribado masivo entre la población reclusa.

La dirección de la prisión, preocupada por la detección de tres casos a través de PCR, examinó el pasado fin de semana a todos los presos del módulo 4 para delimitar el alcance del brote. Por el momento, las pruebas no se han extendido a los funcionarios que trabajan en Ponent.

Segundo brote carcelario

Fuentes de Csif recuerdan que se trata del segundo foco detectado en las instalaciones después de que en julio se identificara a cuatro positivos en tan solo 24 horas. Esta misma semana, la cárcel de Mas d'Enric registró otro brote que infectó a 45 internos y siete trabajadores.

Los funcionarios atribuyen esta situación a la permisiva política de vis a vis adoptada por el Departamento de Justicia. El sindicato alerta de que los familiares son un preocupante vector de contagio que podría extender el virus por los centros penitenciarios, por lo que recomiendan reducir su acceso a las prisiones durante la pandemia.

Salidas y entradas permitidas

A diferencia de lo ocurrido durante la primera ola del Covid-19, la Generalitat avala ahora tanto las salidas de los internos como las visitas de sus allegados en los centros penitenciarios. En vez de recurrir a medios telemáticos para garantizar el contacto mutuo entre presos y familiares, el Govern permite las comunicaciones dentro de las cárceles.

Csif considera que esta salvedad del cierre perimetral, decretado en Cataluña durante los fines de semana, pone en riesgo tanto al personal como a los reclusos de las dependencias penitenciarias.

Destacadas en Vida