Menú Buscar
Piso, representación de la brecha entre los compradores y los vendedores catalanes / PXHERE

Los compradores y vendedores catalanes de pisos están a 33.000 euros de distancia

Los pisos de Cataluña cuelgan el cartel de 'Se vende' por más de 145.300 euros, pero la demanda busca ofertas por 112.500 euros

4 min

Cataluña es un mercado residencial de primera línea, pero la escalada de precios frente a la inmovilidad de los salarios ha provocado que la distancia entre los vendedores y los compradores de pisos se haga cada vez mayor en la región.

Según el último informe de oferta y demanda de Pisos.com, aunque los compradores catalanes subieron su presupuesto medio de 97.500 a 112.500 euros entre los años 2017 y 2018, la vivienda tipo pasó de costar 124.950 a 145.320 € en un año, es decir, 20.370 euros más que el año pasado. De esta forma, la brecha entre los compradores y los vendedores de Cataluña en el año 2018 se situó en el 29 %, sólo un punto más que el año anterior.

Girona, la única que reduce su brecha

“El aumento del presupuesto de los compradores ha ayudado a amortiguar la subida de precios de la comunidad catalana”, ha señalado Ferran Font, director de estudios del portal inmobiliario, que ha detallado que, en la provincia Girona, el presupuesto también creció de 97.500 a 112.500 euros, mientras que la vivienda tipo subió de 140.012 a 150.500 €. La provincia redujo su brecha del 44 % al 34 % en un año. Pero no todas las provincias evolucionaron del mismo modo.

Es el caso de Barcelona, donde los compradores contaron con 15.000 euros más de presupuesto que el año pasado, pero no fueron capaces de asumir la subida de los precios, de 30.109 €. Esto se tradujo en una fisura del 30 % entre los vendedores y los compradores, diez puntos por encima del año pasado. Por su parte, Lleida redujo su presupuesto disponible 15.000 euros y, aunque el precio del piso tipo se revalorizó solo 6.373 €, la distancia creció 31 puntos: del -2 % al 29 %. Por último, la provincia de Tarragona mantuvo su presupuesto en 82.500 euros frente a un aumento de precio de 5.804 €, ampliando la diferencia entre oferta y demanda del 33 % al 40 %.

Barcelona, la más difícil

La subida de los precios de la vivienda en las capitales catalanas fue tan significativa que la diferencia entre la oferta y la demanda creció en todas ellas. Font señala que “a pesar de que en muchos casos el comprador ha realizado un esfuerzo extra y ha invertido más presupuesto, el encarecimiento de los pisos ha acentuado la asimetría frente a los vendedores”.

Destaca sobre todo el caso de Barcelona, donde los 15.000 euros extra de presupuesto no han podido hacer frente al aumento de precio del piso tipo, que pasó de 311.200 a 383.77 €. Estos 71.877 euros de diferencia fijaron la distancia entre la oferta y la demanda en 167.577 €, ampliando la fisura del 54 % al 76 %. De esta forma, la Ciudad Condal fue la capital española en la que resultó más difícil llegar que vendedores y compradores llegasen a un acuerdo. Para el director de estudios del portal inmobiliario es evidente que “el recalentamiento que está experimentando la vivienda en la capital catalana constituye un freno a su tradicional dinamismo y a la positiva evolución de la compraventa”.

Aumento insuficiente

En Girona ocurrió lo mismo, ya que los 15.000 euros extra de los compradores no cubrieron los 33.207 € que creció el precio de la vivienda. En esta capital, la brecha subió del 47 % al 57 %. Lleida se mantuvo en 67.500 euros de presupuesto y Tarragona en 82.500 euros, cantidades que no cubrieron el repunte de 9.774 y 4.475 € que se produjo en sus respectivos pisos tipo.