Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jóvenes reunidos en el botellón masivo de esta noche en los alrededores del río Segre en Lleida tras el cierre de la discoteca Biloba / AJUNTAMENT DE LLEIDA

Botellón masivo de 2.000 personas tras el cierre de una discoteca en Lleida

La Guardia Urbana desalojó a las 200 personas que quedaban a las cinco de la mañana en la orilla del río Segre, con el apoyo de dos patrullas de Mossos d'Esquadra

3 min

Una veintena de ciudadanos denunciaron un botellón masivo de más de 2.000 participantes en la canalización del río Segre en Lleida. El cierre de la discoteca Biloba, restringida a las doce y media de la noche por el Govern, ha provocado que muchos jóvenes continuaran de jarana en las inmediaciones de las residencias de la Universitat de Lleida (UdL) desde la una de la madrugada.

La Guardia Urbana montó un dispositivo especial ante la previsión que la fiesta del Biloba se trasladara a las calles de la ciudad tras su cierre. Poco a poco, a 20 minutos de la una de la madrugada, comenzaron a llegar los primeros asistentes. Las 800 personas iniciales pasaron a ser más de 2.000 a la una y media, sin mascarilla, música, bebidas alcohólicas y sin cumplir las recomendaciones de las autoridades sanitarias para frenar la expansión del Covid-19.

Desalojo tardío

La policía ilerdense, a pesar de la cantidad de llamadas de vecinos que alertaron de los ruidos del botellón, no actuó hasta las cinco de la mañana. En ese momento, muchos de los jóvenes ya habían abandonado el lugar y tan solo quedaban en la zona unas 200 personas que fueron desalojadas por los agentes.

Los jóvenes reunidos esta noche en los alrededores del río Segre en Lleida tras el cierre de la discoteca Biloba / AJUNTAMENT DE LLEIDA
Los jóvenes reunidos esta noche en los alrededores del río Segre en Lleida tras el cierre de la discoteca Biloba / AJUNTAMENT DE LLEIDA

Este desalojo tardío por parte de la Guardia Urbana, según explican fuentes municipales a Crónica Global, se debe a que la competencia de orden público corresponde a los Mossos d’Esquadra y los agentes municipales están a su entera disposición para este tipo de actuaciones. La policía catalana, por su parte, asegura que, tras la alerta municipal, acudieron con dos patrullas al lugar donde se desarrollaba el botellón como refuerzo para disolver a los escasos dos centenares de personas que quedaban reunidas.

Denuncias y apoyo municipal

La Guardia Urbana de Lleida, tras disolver a los últimos asistentes, denunció a 15 personas en la avenida Cataluña por no respetar el descanso vecinal, dado que iban cantando y chillando por la calle. También identificaron a un individuo que utilizaba un equipo de música en la canalización del Segre, que fue intervenido.

El alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, ha agradecido la labor de la Guardia Urbana en este ámbito y en los dispositivos especiales para hacer frente al incivismo creciente en la capital de poniente. “Desde el cuerpo de policía local se continuará trabajando día y noche para disminuir al máximo las conductas incívicas que se puedan producir”, ha sentenciado.