Menú Buscar
Dos agentes de los Mossos d'Esquadra vigilan Las Ramblas de Barcelona un día después del atentado yihadista / EFE

Tres expertos en seguridad desmienten a Ada Colau sobre los bolardos

Los profesionales ven las pilonas "necesarias, aunque no suficientes" en la lucha contra el terrorismo yihadista

23.08.2017 00:00 h.
5 min

Desmienten a Ada Colau. Tres expertos en seguridad y antiterrorismo rechazan la narrativa del Ayuntamiento de Barcelona sobre la colocación de bolardos para frenar atentados mediante atropello múltiple como el del pasado jueves en Las Ramblas de Barcelona, que segó 14 vidas y dejó más de cien heridos.

Cada uno desde su propia disciplina, los expertos llegan a un mínimo denominador común sobre las pilonas en las grandes vías: son necesarias pero no suficientes para atajar los ataques yihadistas.

Su conclusión dista de la que llegó la alcaldesa de Barcelona y su equipo, que rechazó ayer la colocación de elementos fijos en vías transitadas. Xavier Domènech, coordinador general de Catalunya en Comú (CeC), el partido de Colau, tildó de "interesado" el debate y zanjó como "miseria humana" lo que ve "una polémica".

No lo percibe así, por ejemplo, Ángel Olleros, consultor en seguridad física y que ha colaborado en blindar centros penitenciarios, embajadas y sedes corporativas. "En seguridad, hay dos dimensiones: lo seguro que estoy y lo que me siento. El atentado de Barcelona reveló que la gente se sentía segura, pero no lo estaba", recuerda.

"Bolardos móviles, mejor"

"Hay que diferenciar espacios muy concurridos de los menos transitados. En los primeros, una medida muy eficaz es el corte de circulación. Trabaja la seguridad, la tranquilidad y el medio ambiente. Si decides no cerrar el tráfico, los bolardos automatizados son una medida muy eficaz para no interrumpir el paso de las personas o vehículos de emergencias", agrega.

Olleros lamenta que el debate en torno a la seguridad se enfoque desde el punto de vista político. "Lo que se está haciendo ahora, poner maceteros, es un parche. Calma al electorado. Lo efectivo es el cierre total o parcial de espacios de masas con pilones móviles y control con cámaras de seguridad de zonas concurridas".

¿Por qué cámaras? "Porque las que los cuerpos y fuerzas de seguridad usan de entidades financieras u otras sedes pueden estar en mantenimiento y no son de acceso inmediato".

"Trabajar lo probable, no lo posible"

Desde el terreno académico, tampoco ve mal la colocación de elementos fijos en la vía pública Rafael Martínez, catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona (UB).

"En seguridad tienes que trabajar en dos niveles. Lo que es posible que pase y lo que es probable que suceda. Este último nivel, el más exigente, es la referencia para instituciones y cuerpos de seguridad: la verosimilitud del riesgo", ha explicado a este medio.

"Un estadio son las barreras físicas. Otro estadio, no sería descabellado llevar un registro de compra de grandes cuchillos, igual que se hace con la adquisición de armas", ha manifestado el investigador.

"A favor, pero hacen falta otras labores"

Otra consultora en seguridad y terrorismo internacional, Maria Amparo Tortosa-Garrigós, también ve efectiva la colocación de barreras físicas para evitar atropellos múltiples como el de Las Ramblas.

"Siempre que sea operativo, lo apoyo. Siempre que no comprometa las libertades y ayude al combate contra esta nueva segunda oleada de terrorismo yihadista, estoy a favor de apuntalar la seguridad en el espacio público", ha señalado.

Según ella, bolardos o pilones serían un elemento más de otra labor aún más importante. "El control de la enseñanza religiosa en España. La reactivación de los programas contra la radicalización. O la vigilancia en el nombramiento de imanes: si tienen antecedentes, no deberían poderlo ser", ha enumerado.

A la espera de que hoy miércoles, 22 de agosto, se reúna la junta local de seguridad de Barcelona, Tortosa-Garrigós, que colaboró con Naciones Unidas en materia de combate contra la radicalización, recuerda a las instituciones "deben recordar que esta nueva ola de terrorismo de inspiración salafista no se nutre en guetos como en el resto de Europa, sino en barrios donde sí han llegado las políticas sociales".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información