Menú Buscar
Detalle de un enlace gay en la ciudad de Barcelona

Boda gay de dos 'heteros' para perpetuar un alquiler de renta antigua

Los propietarios, impotentes ante las múltiples estratagemas que permiten mantener unas rentas muy por debajo del precio de mercado

3 min

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) prevé que el cónyuge o un hijo que sufra una disminución física o psíquica no inferior del 65% puede beneficiarse de las condiciones del alquiler de renta antigua.

Pero, hecha la ley, hecha la trampa. Algunos inquilinos pretenden hacer perdurar sine die el beneficio de haber firmado esos contratos de renta antigua que le permiten pagar alquileres hasta un 400% por debajo del precio actual del mercado inmobiliario.

Maridos de conveniencia

Es el caso de un hombre soltero que se ha casado con un amigo con el que se supone que tiene una relación homosexual, cuando, en realidad, ni uno ni otro son gays.

El suceso se produjo en Barcelona y se conocen pocos detalles del mismo, más allá de los que este fin de semana se han dejado oír en el marco del III Congreso Nacional de Detectives Privados que se ha celebrado en la Ciudad Condal, donde el suceso fue explicado a la concurrencia.

En una de las mesas redondas, un veterano detective explicó ante sus más de 50 colegas cómo esos dos amigos se casaron y fingieron una relación de pareja que nunca han tenido. El objetivo era que, en caso del fallecimiento del inquilino titular del contrato de arrendamiento, el otro, 30 años más joven que él, se pudiera beneficiar del irrisorio alquiler que paga por un piso de 150 metros en el Eixample de Barcelona.

Desenmascarados por el detective

El propietario contrató los servicios de un detective para acreditar que esa boda era una pantomima. El investigador no tardó en demostrar que, efectivamente, aquella boda solo fue una tapadera, ya que existían innumerables pruebas concluyentes de que los dos hombre eran inequívocos militantes de la heterosexualidad.

El propietario, armado con ese informe, se personó en el juzgado de guardia y presentó la pertinente denuncia por estafa y fraude ley.

Sin embargo, el juez no la ha admitido porque se considera incapaz de acreditar qué tipo de relación mantiene la pareja, más allá de constatar que, efectivamente, son marido y marido aunque cada uno de ellos hayan sido fotografiados en compañía femenina diversa.