Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una tiroidectomía guiada por angiografía con fluorescencia de verde de indocianina (ICG) / HOSPITAL DE BELLVITGE

Bellvitge desarrolla una técnica que reduce el riesgo al extirpar la glándula tiroidea

El nuevo procedimiento se basa en inyectar un colorante verde fluorescente que permite identificar los vasos sanguíneos en el examen de diagnóstico por imagen

3 min

El Hospital de Bellvitge ha desarrollado una nueva técnica en la cirugía de tiroides que reduce de forma muy significativa el riesgo de afectación de las glándulas paratiroides, que regulan el calcio en el cuerpo humano. 

El nuevo procedimiento, desarrollado por la Unidad de Cirugía Endocrina del Servicio de Cirugía General y Digestiva del centro, se basa en inyectar un colorante verde fluorescente que permite identificar los vasos sanguíneos en el examen de diagnóstico por imagen. 

Caída del calcio

La complicación más grave que puede darse en una tiroidectomía es el hipoparatiroidismo, que provoca una caída transitoria o permanente del calcio en la sangre por debajo de los índices normales debido a una lesión en las glándulas paratiroides, situadas detrás de la tiroides. La tiroidectomía, la extirpación total o parcial de la glándula tiroidea, es el procedimiento más habitual en cirugía endocrina.

El hospital de Bellvitge anuncia nuevas medidas para frenar los contagios / EUROPA PRESS
El hospital de Bellvitge / EUROPA PRESS

Los investigadores han podido comprobar los beneficios de esta nueva técnica para preservar las glándulas paratiroides. De los últimos 56 pacientes que han sido tratados con este procedimiento, sólo dos han necesitado calcio durante dos o tres días y en ninguno de ellos se ha registrado un hipoparatiroidismo permanente.

Un mapa fluorescente

"Al inicio de la cirugía inyectamos el contraste de ICG para obtener un mapa que nos indica por dónde llegan los vasos sanguíneos a las glándulas paratiroides; entonces podemos empezar la intervención con una mayor seguridad de no afectarlas", ha asegurado el jefe de la Unidad de Cirugía Endocrina, Pablo Moreno.

Los especialistas trabajan ahora en ratificar los resultados del último trabajo con un estudio randomizado de ámbito estatal, en el que ya han manifestado interés por participar una veintena de hospitales, sobre una intervención de la que en cataluña se realiza unas 4.000 al año.