Menú Buscar
Dos agentes en la búsqueda del bebé lanzado al Besòs / BOMBERS

La madre del bebé arrojado al Besòs pidió ayuda para abortar

La joven de 16 años acudió a un punto de información municipal de L'Hospitalet de Llobregat donde le informaron de que necesitaba el permiso paterno para interrrumpir el embarazo

3 min

La madre del bebé que fue abandonado en el río Besòs contactó con un servicio social municipal para pedir ayuda para abortar. Se acercó a un punto de información de Salud Joven de L'Hospitalet de Llobregat donde, debido a su corta edad --tanto ella como el padre del pequeño tienen 16 años--, necesitaba el permiso de sus padres para llevar a cabo la interrupción de su embarazo

La información adelantada por El Periódico apunta a que la joven quiso informarse sobre el procedimiento de aborto en marzo de 2019, cuando se encontraba en el segundo o tercer mes de gestación. Allí habló con una educadora del centro, que le informó sobre las opciones que podía tomar.

Test de embarazo

Cuando la joven comunicó su estado y preguntó sobre cómo abortar, se le realizó una prueba para comprobar que, realmente, se encontraba embarazada. Al dar positivo, la educadora le comentó que la ley prohíbe que una menor acabe con la gestación sin que haya aun consentimiento explícito de sus progenitores. Esta fue una de las reformas que sufrió dicho escrito legal con el primer Gobierno de Mariano Rajoy, ya que con el anterior Ejecutivo --liderado por Zapatero-- no era necesario.

Cuando la joven supo que tendría que decirle a sus padres que estaba embarazada, intentó zafarse de este impedimento con una mentira: aseguró que sus progenitores se encontraban en Bolivia. La educadora le informó, entonces, que su única alternativa era "acudir a un centro médico e informar allí de su situación", según escribe el diario catalán. 

Tuvo el bebé en secreto

La joven optó, finalmente, por tener el bebé, aunque lo hizo a escondidas de su familia. Tampoco su pareja dio a conocer que sería padre a sus allegados. Durante los últimos días de gestación, la pareja se habría ocultado en un hostal hasta que el bebé hubo nacido. 

El padre del pequeño fue el que llevaría a su hijo hasta el río Besòs y lo lanzaría al cauce, tal como él confesó poco después ante los Mossos d'Esquadra --y tras dar a conocer todo el suceso a su padre--. El cuerpo del neonato fue encontrado entre unas cañas, después de tres días de búsqueda por parte de un macrodispositivo de la policía catalana, bomberos de la Generalitat y de Barcelona, Salvamento Marítimo y la policía local de Sant Adrià del Besòs.