Menú Buscar

Batalla campal 'okupa' en Barcelona

Radicales intentan retomar 'La Benaventurada' por la fuerza y generan una trifulca con los dueños en Les Corts

28.10.2016 19:03 h.
2 min

Batalla campal okupa en Barcelona. Jóvenes anticapitalistas han intentado retomar por la fuerza el edificio ocupado La Benaventurada, que ha sido desalojado por sorpresa la madrugada del viernes, como ha avanzado Crónica Global. El grupo, formado por unas 40 personas, ha tratado de acceder al inmueble calzando una escalera en la fachada para penetrar por una ventana. El intento ha acabado con golpes, puñetazos e insultos con dos guardias de seguridad que custodian el edificio.

Los hechos han ocurrido sobre las 17:00 horas en la calle Benavent 23 del barrio de Les Corts, donde se ubica La Benaventurada. El local radical fue ocupado a principios de octubre por Arran y otros jóvenes antisistema cercanos a la CUP.

El viernes de madrugada, sus propietarios han aprovechado un descuido de los jóvenes y lo han retomado, para después tapiar la entrada.

Batalla campal

Un núcleo reducido de los activistas ha permanecido toda la jornada ante la edificación, discutiendo con vecinos contrarios a su iniciativa.

A media tarde, la tensión se ha desbordado. Una cuarentena de jóvenes se han acercado repentinamente a la puerta, custodiada por los dos guardias, y han intentado colocar una escalera. Los agentes los han repelido, y los dos grupos se han enzarzado en una pelea.

"Ha sido horrible. Ha habido gente lastimada, insultos, empujones y mucha tensión. La policía ni ha aparecido", ha indicado un testigo presencial a este diario.

Concentración

La pelea de esta tarde culmina un día de mucha tensión en el barrio de Les Corts. Los okupas y partidarios del movimiento han llamado a concentrarse ante el bloque a última hora de la tarde.

Por su parte, una parte de los vecinos, que rechaza la ocupación, les han arrojado cubos de agua y han golpeado cacerolas desde los balcones para mostrar su repulsa.

Dos furgonetas de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra vigila ahora la zona para evitar males mayores.