Menú Buscar
Plaza del Ayuntamiento de Bàscara / GOOGLE

Juzgan al exalcalde de Bàscara por estafa y prevaricación

La acusación pide prisión, inhabilitación y una multa cercana a los 6.500 euros para Lluís Lloret por timar más de 6 millones de euros a un promotor

28.05.2019 09:03 h.
4 min

Lluís Lloret, exalcalde de Bàscara (Girona) y actual regidor del municipio, se enfrenta a un juicio por haber estafado 6,2 millones de euros a un promotor con una licitación de obra falsa. El edil se enfrenta a una pena de seis años cárcel, 13 años de inhabilitación para el ejercicio de representación política y una multa de 12 meses a 18 euros diarios --en total 6.480 euros--.

Supuestamente, Lloret habría emitido un certificado urbanístico que permitía edificar un solar cuya tramitación estaba paralizada. El exalcalde de Bàscara se enfrenta a varios delitos continuados: uno de estafa y otro de prevaricación. Contra él se presentan tanto el promotor, acusación particular, como la Fiscalía, ya que estos supuestos delitos se cometieron mientras era primer edil de la localidad. 

Caso de 2004

El proceso judicial comenzó ayer en la sección tercera de la Audiencia de Girona, aunque la susodicha licitación se realizó en 2004. Según las acusaciones, el promotor mostró al alcalde su voluntad de establecer la sede de su empresa en unos terrenos de Báscara. El empresario pagó al Consistorio los más de 6 millones citados entre 2004 y 2008 para financiar las obras, que se situarían en una pacela de 742.052 metros cuadrados del polígono industrial de Orriols. El exalcalde, la secretaria municipal y un asesor jurídico habrían confeccionado un certificado falso donde se calificaba este espacio como urbanizable, cuando no era cierto. 

Lloret ha asegurado que en el informe que le entregaron sí se especificaba que había "una paralización de las licencias de obras" --algo que el promotor niega-- porque se estaba reformando el Plan de Ordenamiento Urbanístico Municipal (POUM). Asegura que los millones ingresados por el promotor eran "cargas urbanísticas" que representaban "compensaciones" por las renuncias del proyecto inicial y, como tal, podía destinarse a usos externos a la construcción del proyecto. Una parte de este dinero se destinó a mejoras del geriátrico, el pabellón municipal y la restauración del retablo de la iglesia local.

Acusación cruzada

 

El exalcalde ha asegurado que el "incumplimiento de sus obligaciones" vino de parte del promotor, que acabó por no abonar un último millón de euros de compensación por no haber presentado ningún proyecto viable en los diez años siguientes a haber comprado los terrenos. El ayuntamiento inició los trámites para embargar los bienes del propietario y recuperar ese millón de euros que le correspondía y el promotor presentó una querella criminal contra Lloret.

Lluís Lloret se ha vuelto a presentar como alcaldable en Báscara en estas elecciones y ha conseguido dos de los siete ediles.