Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Obras de ventilación en una macrococina en Barcelona / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Barcelona suspende las licencias de las macrococinas

El equipo de gobierno de Ada Colau no concederá permisos a los establecimientos de platos preparados con obradores y cocinas industriales

2 min

El Ayuntamiento de Barcelona regulará las macrococinas. El consistorio liderado por Ada Colau ha aprobado la suspensión de licencias durante un año para la concesión de actividad a establecimientos de platos preparados con obrador y cocinas industriales sin degustación.

Desde el consistorio barcelonés aseguran que el objetivo es evitar que proliferen de manera descontrolada e “inicia el estudio y elaboración de una nueva normativa urbanística que ordene la implantación de una modalidad de actividad nueva que ha comenzado a tener presencia en la ciudad”. La preparación de comidas a domicilio ha proliferado durante la pandemia del Covid-19 y las restricciones impuestas por el Govern.

Cambio en el ‘delivery’

La nueva normativa municipal que se amplia a todo el territorio de la ciudad de Barcelona --antes solo estaba vigente en algunas calles del Eixample Esquerra--, quiere acabar con las cocinas que solo están dedicadas a ofrecer comida a domicilio sin apertura al público en el local. Esto, asegura el consistorio, puede provocar molestias en el vecindario por el ruido y los olores, así como a la movilidad por el gran número de repartidores que trabajan en torno a este tipo de instalaciones. El rechazo por parte de los vecinos a las macrococinas se ha producido ya en los barrios de las Corts y Sant Martí.

La actividad de catering queda excluida de esta suspensión cuando no sea una actividad principal sino complementaria de otra de las consideradas esenciales como las escuelas, hospitales o clínicas, y que se lleven a cabo en espacios que no estén necesariamente situados junto al propio edificio. El ámbito de la paralización de esta actividad afecta a toda la ciudad de Barcelona excepto los parques de Collserola y Montjuïc, las zonas industriales de la Verneda y la Zona Franca y los entornos donde ya existe una regulación específica para estas actividades o una suspensión vigente.