Menú Buscar
La nueva gasolinera Green Oil de Sarrià y una ciclista bajando por la calle Eduardo Conde / CG

La Barcelona de Sarrià pierde: habrá gasolinera 'low cost'

Green Oil sortea la última traba legal y abrirá junto a tres colegios de la zona alta de la ciudad pese a la oposición de los vecinos

4 min

Pierde la Barcelona de Sarrià. Los promotores de una gasolinera de bajo coste en la calle Eduardo Conde podrán abrir en el elegante distrito después de sortear la última traba legal. El negocio ya está terminado y preparado para empezar a operar pese al enfado de los vecinos, que han intentado parar la obra hasta el último minuto. Pese a ello, Green Oil podrá abrir después de que el ayuntamiento levantara la suspensión provisional de los trabajos la semana pasada.

"A finales de diciembre se suspendieron de forma provisional las obras porque no se ajustaban al proyecto presentado, objeto de la licencia. El 1 de febrero se levantó la suspensión después de que el promotor presentara una propuesta de modificación", ha indicado un portavoz del gobierno local.

La Asociación de Vecinos de Sarrià ha dado más datos del último intento de cese. "Green Oil ocupó parte de la acera con un elemento fijo que el proyecto no lo contemplaba. Ello conllevó la intervención municipal", ha señalado la presidenta de la entidad, Eva Ceano-Vivas.

Camino escolar

Subsanado el obstáculo, la gasolinera está lista para empezar a servir combustible. Lo hará, lamentan los residentes, junto a un camino escolar que lleva a tres escuelas: el Liceo Francés de Barcelona, el Colegio Sagrado Corazón-Corazonistas y el colegio público Orlandai.

Cartel contra la gasolinera de Sarrià en la calle Eduardo Conde

"Lamentablemente, la figura de camino escolar no está reconocida jurídicamente. Este hecho ha debilitado la causa legal de los vecinos", ha agregado Ceano-Vivas.

"Devaluará el precio de las casas"

El traspiés jurídico no apacigua a los residentes. "No es justo. Hay otra gasolinera muy cerca, por lo que no tiene sentido. Además, el hecho de que sea low cost provocará largas colas y polución. Por no hablar del efecto sobre el precio de las viviendas cercanas", enumera Sheila, que prefiere no dar su apellido.

Este último punto es crucial. Las casas y pisos en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi se venden a un precio medio de 5.137 euros por metro cuadrado, un 32% más que los 3.879 euros que se calculan en el resto de la ciudad de media, según cifras oficiales del ayuntamiento.

"Se hizo todo lo posible"

La furia de la Barcelona elegante no será suficiente para parar el proyecto.

Según un portavoz del gobierno de BComú y PSC, la corporación ha pedido al menos seis informes sobre el proyecto, ha obligado a construir medidas de protección del tránsito escolar y se ha recibido a promotor, vecinos y la comunidad educativa de los alrededores.

"Aunque al ayuntamiento no le guste la ubicación de esta nueva estación de servicio, no tiene margen de maniobra para impedir que se instale. Se dieron todos los pasos posibles para escuchar a los colegios y a los vecinos; y para intentar paliar al máximo, con arreglo a las competencias municipales, el perjuicio que esta instalación significará para el barrio", ha concluido la misma portavoz.