Menú Buscar
Una persona sintecho duerme en un local de Barcelona / CG

Más de 2.400 personas viven en las calles de Barcelona

El número de ciudadanos 'sintecho' de la capital catalana ha aumentado un 72% en diez años

30.09.2019 08:34 h.
4 min

El número de personas que han dormido en las calles de Barcelona durante 2018 es mayor de los que se han dado a conocer. Si la Xarxa d’Atenció a Persones Sense Llar (Xapsl) --organismo dependiente del Ayuntamiento de Barcelona-- estimaba que el año pasado había unos 1.000 sintecho en la ciudad, y la Fundación Arrels aseguró que había atendido a 2.341 personas sin hogar, un nuevo recuento señala que podrían ser incluso más, superando la barrera de las 2.400 personas. 

Teniendo en cuenta únicamente las personas que han tenido contacto con el consistorio que rige Ada Colau por falta de vivienda, tanto por parte de la Xapsl como de otros servicios municipales, el número de sintecho de Barcelona alcanzaría las 2.452 personas, según ha publicado El Periódico. Una cifra que refleja un aumento del 72% desde 2008, cuando se situaban en 1.429 ciudadanos sin hogar

De procedencia europea

La primera edición del estudio ¿Quién vive en Barcelona? del Área de Derechos Sociales del ayuntamiento muestra una radiografía del perfil de estas personas que se ven abocadas, en algún momento de su vida, a dormir en la calle por falta de recursos. La mayor parte de ellos son hombres, de origen europeo y de entre 41 y 50 años. Aunque hay diferentes puntos a destacar en cada una de estas categorizaciones. 

Respecto a la procedencia de los sintecho de Barcelona, el 44,9% de ellas provienen de Europa, sobre todo de Rumanía, Polonia e Italia, un dato que Albert Sallés, autor del estudio, destaca para señalas que se trata de un problema de la cominudad internacional europea y que debe ser abordado como tal para buscar una solución. Además, esta característica implica que no cuentan con "ningún tipo de seguimiento [previo] por parte de los servicios sociales" de la ciudad, sino que el primer contacto con ellos ha sido en la calle, cuando ya se eran sintecho y no se pueden conocer las causas por las que han acabado durmiendo al raso. 

Aumenta la gente joven sin hogar

A pesar de que el grueso de la población sin hogar se sitúe entre los 31 y los 50 años (más del 60% de los atendidos está dentro de esta franja de edad), es destacable el creciente número de personas menores de 30 que duermen en la calle. Los números con los que trabaja el estudio consistorial apuntan que 292 jóvenes se encontraban en esta situación de precariedad social en 2018, mientras que en 2016 fueron 136. Es decir, que en dos años ha crecido más del doble (concretamente, un 114%). 

La mayor parte de estas personas son de sexo masculino --aunque el porcentaje de mujeres es más alto que en otras franjas de edad (el 19% frente al 12,6%)--, el 40% provienen de Europa y el 36% del norte de África. En el caso de los ciudadanos comunitarios, muchos de ellos están vinculados al consumo de drogas, mientras que los magrebíes que viven en las calles de Barcelona suelen ser menores no acompañados (menas) que han cumplido la mayoría de edad y han dejado de estar tutelados por los poderes públicos.