Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Guardia Urbana, en un control por las restricciones sanitarias en Barcelona / EP

Barcelona devolverá 33.000 multas del primer estado de alarma

El ayuntamiento cobró tres millones en sanciones por incumplir las restricciones sanitarias, castigo que ahora cuestiona el Tribunal Constitucional

5 min

Barcelona tendrá que devolver un mínimo de 32.825 multas por incumplir restricciones sanitarias durante el primer estado de alarma, una declaración ahora invalidada por el Tribunal Constitucional (TC). El ayuntamiento ha cobrado ya tres millones de euros en sanciones por vulnerar las medidas antipandémicas. Tendrá que reintegrar a los vecinos un importe "aún en estudio". 

Lo factual es que la Administración local impuso un mínimo de 32.825 multas que no procedían, pues emanaban de un estado de alarma en España, el primero, que ha sido declarado inconstitucional por el TC. Ello significa que las sanciones, la mayoría de entre 300 y 600 euros, se tendrán que devolver al contribuyente

Una tercera parte, inválidas

Una portavoz municipal ha confirmado que la Guardia Urbana ha impuesto hasta 107.273 denuncias por vulnerar las restricciones sanitarias de marzo de 2020 a septiembre de 2021. De estos castigos, el ayuntamiento había tramitado hasta 85.892 sanciones hasta septiembre. 25.632 multas corresponden al primer estado de alarma, ahora anulado por el TC. 

¿Qué cantidad total deberá devolver la Administración local a los ciudadanos? "Está en estudio", ha precisado la fuente oficial. ¿De qué partida presupuestaria saldrán las sanciones? "De ninguna", ha respondido. Lo cierto es que si el Ayuntamiento de Barcelona tiene que reintegrar varios millones en multas ahora anuladas por el TC --el Govern tendrá que devolver cuatro millones--, deberá provisionar fondos. Algo complicado cuando la tesorería está tensionada por otros factores, como el fin de los ingresos por la plusvalía municipal. 

Abogados: "Ya advertimos de que eran irregulares"

En conversación con este medio, uno de los bufetes más proactivos en los recursos contra las sanciones, Vosseller Abogados de Barcelona, recuerda que ya advirtió en abril de 2020 [ver aquí] de que las sanciones eran ilegales. "No tenían tipicidad penal, como emana de la sentencia del TC; solo se podía sancionar si el ciudadano reiteraba su desobediencia al agente de la autoridad", ha explicado Sergio Santamaría, abogado senior en el despacho. 

"Ya alertamos de que las sanciones emanaban de una pieza mal hecha de derecho. Las sentencias recientes de los altos tribunales lo confirman: la remisión al capítulo sancionador de algunas leyes era poco riguroso, pues son sanciones de cuantías importantes en algunos casos, y constituyen castigos que vulneran la directiva europea de libertad de movimientos", razona el letrado. 

El ayuntamiento podía sancionar

Como explicó anteayer el consejero catalán de Interior, Joan Ignasi Elena, las Administraciones que cobraron multas las tendrán que devolver, un hecho que considera "injusto". En el caso de la Administración local, los abogados de Vosseller recuerdan que "había competencias delegadas", por lo que la Guardia Urbana de Barcelona podía sancionar igual que el resto de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Hasta ahora, cuando el TC ha tumbado el armazón legal que lo permitía. 

Por ello, el castigo a los ciudadanos por saltarse las restricciones de movilidad y sociales quedará en nada, pues el TC anuló en julio el primer estado de alarma y las seis prórrogas que le siguieron, por seis votos a cinco tras estimar parcialmente un recurso de Vox. Ayer, el Constitucional hizo lo propio con el segundo estado de alarma. Tras estos dos fallos, un mínimo de 1,2 millones de multas impuestas durante el primer confinamiento quedaron sujetas a procesos de reclamación por parte de los sancionados. Una cuantía que crecerá con la segunda sentencia contraria.