Menú Buscar
Varios ciclistas en un carril 'bici' del paseo de Sant Joan, junto a la plaza Tetuan de Barcelona / EFE

Barcelona multa a 350 ciclistas borrachos en 14 meses

Los usuarios de bicicletas que superan la tasa de alcoholemia se enfrentan a sanciones que oscilan entre 500 euros y 1.000 euros

5 min

Barcelona ha multado a 350 ciclistas en un año por pedalear bajo los efectos del alcohol. Las multas que han pagado estos usuarios van desde los 500 euros hasta los 1.000 euros.

Conducir ebrio está prohibido. Esto no solo se aplica a los que manejan coches, motos, camiones u otros vehículos pesados; los ciclistas se rigen por las mismas normas. Ninguna persona al manillar de una bicicleta puede superar una tasa de alcohol en aire de 0,25 miligramos por litro.

El importe de las multas por superar la cantidad permitida de alcohol es elevado, similar al impuesto a conductores ebrios de otros vehículos. Además de una denuncia, los agentes que detectan el caso inmovilizan la bicicleta hasta que el usuario da negativo.

Las multas en Barcelona

La capital catalana se caracteriza por su apuesta por la movilidad en bicicleta. El Gobierno municipal de Ada Colau ha ampliado el carril bici, y la red de Bicing, el servicio de bicicletas públicas de Barcelona, cuenta con unos 100.000 abonados. Cada vez es más la gente que opta por este medio de transporte, así como las voces críticas que piden un mayor control de su circulación.

En 2016, las multas a ciclistas borrachos en la ciudad fueron 323, según datos facilitados por la Guàrdia Urbana a este medio. Entre febrero y marzo de este año –el cuerpo no tiene información de las denuncias interpuestas en enero–, la cifra de sancionados por conducir bicicletas con una tasa de alcoholemia superior a la permitida asciende a 36.

La madrugada

La oferta de transporte público nocturno en Barcelona se basa en el NitBus, que circula con una frecuencia que ronda los 20 minutos. Los fines de semana también está activo el metro: la madrugada del sábado solo cierra entre las dos y las cinco y funciona sin parar la noche del sábado y la mañana del domingo.

Pero son muchos los jóvenes que prefieren coger la bici para ir de fiesta o volver. Las sanciones a ciclistas ebrios se concentran en la madrugada, tal y como muestran las cifras de la Guàrdia Urbana. La franja de cuatro a cinco de la mañana es donde más multas se pusieron en 2016, el 35,3%. De hecho, entre las doce y las cinco de la mañana se impusieron 259 sanciones económicas, lo que supone más del 80% del total.     

Entre 500 euros y 1.000 euros

La sanción mínima para quienes registran una tasa de alcohol en aire de 0,25 miligramos por litro a 0,49 miligramos por litro es de 500 euros. Si el control de alcoholemia supera esta cifra, la multa asciende a 1.000 euros. Lo mismo pasa en los casos de consumo de droga y cuando un conductor se niega a someterse a las pruebas para detectar este tipo de sustancias.

Los importes se reducen a la mitad cuando el multado paga antes de terminar el plazo establecido, de 20 días tras recibir la notificación. Si se supera esta fecha, la totalidad de la multa tiene que abonarse en los siguientes 25 días naturales.

Las cifras no distan de las que aplican a los conductores de otros vehículos. En esos casos, además de la multa económica, que es de 500 euros –1.000 para los que ya han sido sancionados por alcoholemia en el último año–, también conlleva una pérdida de cuatro o seis puntos del carné de conducir.

Precisamente esto, la existencia de un carné por puntos para los ciclistas, entró a principios de año en el debate del sector, con la sugerencia del Real Automóvil Club de España (RACE). Es una de las propuestas que quedan en el aire.