Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
PARC GÜELL / ARCHIVO

Barcelona en un fin de semana: seis lugares imprescindibles de la Ciudad Condal

La capital catalana es uno de los mejores destinos de Europa para hacer una escapada de fin de semana durante el mes de septiembre

6 min

Barcelona se encuentra en las listas de deseos de muchos viajeros de todos los rincones del planeta. Y no es de extrañar, ya que la Ciudad Condal tiene una arquitectura única en el mundo, una enorme riqueza artística, bonitas playas, un clima agradable durante todo el año, una gran cantidad de museos, una escena gastronómica vibrante, y un aire inmensamente cosmopolita y multicultural. La capital catalana ha recibido en julio más de un millón de turistas alojados en hoteles y apartamentos de la ciudad, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Desde parejas y familias hasta multitudes de cruceros y mochileros con poco presupuesto, Barcelona acoge a todo tipo de viajeros.

Cualquier época del año es buena para visitar la capital catalana. Sin embargo, Barcelona brilla especialmente a principios de otoño, a mediados de septiembre hasta octubre, ya que hay menos turistas, los precios son más bajos y el clima sigue siendo cálido. De hecho, los viajeros pueden alojarse dos noches en un hotel en el centro de Barcelona por apenas 260 euros durante el otoño. La Ciudad Condal es uno de los mejores destinos de Europa para hacer una escapada de fin de semana. Tres días completos son suficientes para conocer los lugares más destacados de la ciudad. No te pierdas nuestra selección de los 7 sitios imprescindibles para visitar en Barcelona.

La Sagrada Familia

La Sagrada Familia es el monumento más visitado de Barcelona. La obra maestra del arquitecto Antoni Gaudí (1852-1926), máximo representante del modernismo catalán, es uno de los signos de identidad de la Ciudad Condal. Aunque han pasado más de 140 años desde la colocación de la primera piedra, la basílica sigue en construcción. A pesar de ello, los viajeros pueden disfrutar de sus exuberantes fachadas y un interior deslumbrante lleno de espiritualidad que cautiva a cualquier visitante.

La Casa Batlló

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2005, la Casa Batlló es uno de los edificios modernistas más característicos de Barcelona. En 1903, Josep Batlló y Casanovas, un industrial textil propietario de varias fábricas en Barcelona y destacado hombre de negocios, adquirió el edificio y encargó su restauración a Gaudí. El arquitecto catalán cambió completamente la fachada e hizo de su interior una auténtica obra de arte. Hoy en día, la fachada exuberante e inspirada en el mundo marino de la Casa Batlló sigue fascinando a millones de viajeros que visitan cada año la Ciudad Condal. Este edificio está situado en el corazón de la ciudad, por lo que los viajeros pueden alojarse en alojamientos céntricos, como los del grupo By Pillow, para aprovechar mejor el tiempo.

La Rambla

La Rambla es la calle más famosa de la Ciudad Condal. Mide aproximadamente 1,2 kilómetros de largo y conecta el Paseo de Colón, frente al Port Vell, y la Plaza de Cataluña. La calle está dominada por majestuosos edificios del siglo XIX y bordeada de restaurantes, bares, tiendas, edificios históricos y puestos de souvenirs, lo que la convierte en el paseo ideal para los visitantes de la Barcelona. Al tratarse de uno de los lugares más turísticos de la capital catalana, La Rambla está animada todo el día, tanto de turistas como de artistas callejeros.

El Park Güell

Situado en la parte alta de Barcelona, el Park Güell es otra de las obras más destacadas de Gaudí. Colorido, alegre y lleno de fantasía, este parque es uno de los espacios verdes más grandes de la Ciudad Condal, ​​con más de 17 hectáreas de superficie. Los sitios más destacados del Park Güell son la entrada principal y los pabellones de portería; la Escalinata del Dragón; y la Plaza de la Naturaleza, uno de los mejores miradores de la ciudad.

El barrio Gótico

El barrio Gótico es el núcleo más antiguo de la ciudad de Barcelona, ya que sus orígenes se remontan a las décadas centrales del siglo XX. Delimitado por Las Ramblas, la Plaza de Cataluña, el Paseo de Colón y la Vía Laietana, este barrio comprende algunos de los principales puntos de interés de la capital catalana, como la Catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia, la Plaza Real, el barrio judío, el Carrer del Bisbe o la plaza Sant Jaume. Los viajeros pueden disfrutar paseando por sus estrechas y sinuosas calles y callejones medievales mientras exploran el centro de la ciudad.

El Paseo de Gracia

El Paseo de Gracia es un bulevar de poco más de un kilómetro de longitud que conecta la Plaza de Catalunya con el barrio de Gracia. Está considerada como la avenida más lujosa de Barcelona. En esta avenida, los viajeros pueden encontrar edificios modernistas, exposiciones, establecimientos de ocio, comercios de lujo con las marcas más famosas y una oferta gastronómica de primer nivel. En el Paseo de Gracia se encuentran otras joyas de Gaudí, como La Pedrera.

 

Contenido Patrocinado