Barcelona creará una empresa funeraria pública para competir con las privadas

El ayuntamiento anuncia que dejará su participación del 15% en Servicios Funerarios de Barcelona, por la que recibirá 30 millones, y que creará un tanatorio municipal

4 min
El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y el concejal Eloi Badia, el viernes / CG
11.11.2016 12:44 h.

Barcelona creará una empresa funeraria municipal para competir con Áltima y Mémora. Los servicios que ofrezca, según ha anunciado este viernes en rueda de prensa Gerardo Pisarello, el primer teniente de alcalde de la ciudad, serán hasta el 30% más baratos que los de las empresas privadas. Los motivos: "Acabar con el oligopolio e introducir competencia en el sector," ha explicado Pisarello. 

La creación de esta nueva empresa pública obligará al ayuntamiento a salir del accionariado de Servicios Funerarios de Barcelona (SFB), la empresa de capital mixto en la que conserva el 15% después de que fuera privatizada en 1998 y pasara a ser controlada por Grupo Mémora (85%).

"La privatización no ha funcionado. Es momento de hacer balance y éste es claro: los precios no han bajado", ha argumentado Eloi Badia, el concejal de Presidencia, Agua y Energía, verbalizando el malestar municipal con el sector que avanzó Crónica Global.

Nuevo tanatorio municipal

La nueva funeraria municipal tendrá inmovilizado: un tanatorio de propiedad pública que se construirá, a todo tardar, en 2019. La instalación se ubicará dentro de alguno de los cementerios municipales de Barcelona, y costará unos cuatro millones de euros.

"Será una alternativa a los tanatorios que ahora tienen los operadores en concesión", ha explicado Badia en referencia a los equipamientos de Les Corts, Sancho de Ávila, Sant Gervasi y Collserola (Mémora) y Ronda de Dalt (Áltima).

"Un operador cualquiera podría haber abierto un nuevo tanatorio sin que el ayuntamiento pusiera restricciones. En este caso, lo hará el propio consistorio para introducir competencia en el sector", ha aclarado el concejal.

Fin de SFB como empresa municipal

La creación de un operador funerario público, análogo a la empresa energética que pergeña el ejecutivo de BComú y PSC, significará el fin de Servicios Funerarios de Barcelona como firma municipal.

La sociedad centenaria creada en 1913 vio cómo se vendía el 49% de su capital a Mémora en 1998. En 2011, el consistorio entregó una participación aún mayor al mismo grupo, y se quedó con el 15%.

Ahora, el consistorio subastará la participación que le queda. Si ningún inversor quiere el paquete accionarial, Mémora activará el derecho de adquisición preferente.

Modificación de ordenanzas

En paralelo a la creación del operador público, el ayuntamiento modificará las ordenanzas municipales de servicios funerarios y cementerios.

La primera eliminará la obligación de disponer de un tanatorio en Barcelona para ofrecer servicios funerarios. Además, el texto mutará para que las firmas que operan en la ciudad tengan la obligación de atender servicios subvencionados y procedentes de la beneficiencia.

Por lo que respecta a la normativa de cementerios, el ayuntamiento la adaptará "a los modelos de familia y al derecho de las minorias religiosas --fundamentalmente las personas de religión islámica o hebrea-- de tener sus propios espacios en los camposantos municipales".

"Los textos en vigor son muy antiguos y no responden a las realidades en torno a la muerte que existen en 2016", ha resumido el teniente de alcalde Gerardo Pisarello.

¿Quiere hacer un comentario?