Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tiendas de la calle Creu Coberta de Barcelona,  / MA

Barcelona cierra siete zonas al tráfico durante los fines de semana

El ayuntamiento aplica la medida de forma inmediata para preservar el distanciamiento social y favorecerla descontaminación

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona cierra al tráfico de vehículos siete grandes zonas de la ciudad durante todos los fines de semana. El objetivo es reservar estos espacios a la practica del deporte, paseos y ocio

El ejecutivo de Ada Colau aplica la medida de forma inmediata y entra en vigor este sábado y se extenderá hasta finales de julio. Aun así, ya adelanta que "estudiará su continuidad".

Calles y horarios

Las áreas que quedan cerradas para los coches son: la montaña de Montjuïc, la Via Laietana, la avenida Litoral, la calle Gran de Gràcia y los ejes de Creu Coberta-Sants, Pi i Margall-paseo de Sant Joan y Fabra i Puig-Onze de Setembre. Los vehículos tendrán prohibido el paso a partir de las 9 horas del sábado y hasta las 21 horas del domingo. Unos horarios que se aplica también a los festivos, el 1 y el 24 de junio.

Los residentes, servicios y distribución urbana de mercancías podrán acceder a las calles, que se cortarán al tráfico con vallas y señales. Para las líneas de autobuses cuyo recorrido pase por las áreas afectadas se han habilitado pasos alternativos.

Planificación

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad de Barcelona, Janet Sanz, ha presentado este viernes la medida y ha defendido que el consistorio prevé "recuperar" 347.000 metros cuadrados de calles y las 376 hectáreas de la montaña de Montjuïc para uso ciudadano. Asimismo, se prevé actuar en el frente litoral para convertir la zona de aparcamiento en espacio destinado también para el paseo y el ocio. Esto implica que cerraran los estacionamientos de las playas de Nova Icària, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella y Llevant para ampliar el espacio para peatones y garantizar desplazamientos "más seguros".

Desde que se iniciara la desescalada de la reclusión. el ayuntamiento estableció un plan para reordenar el tráfico de vehículos y pacificar el espacio público con la voluntad de que los peatones pudieran pasear, practicar deporte y disfrutar del ocio al aire libre, manteniendo la distancia de seguridad. El plan inicial era hacerlo en 44 calles que se ampliaron a 51.