Menú Buscar
Control de tráfico de los Mossos d'Esquadra en Barcelona / EP

Carreteras y transporte público de Barcelona, casi vacíos por el endurecimiento del estado de alarma

El autobús registra una caída de pasajeros del 80%, mientras que el descenso en el metro es de un 90%

3 min

Barcelona ha amanecido prácticamente vacía en el primer lunes de endurecimiento del confinamiento, tras la decisión del Gobierno de prohibir trabajar a todos aquellos servicios no considerados esenciales. La disminución del tráfico se ha notado, principalmente, en el transporte público, aunque el tráfico urbano también cae de forma considerable.

Comparado con un lunes normal y corriente, el área metropolitana de Barcelona ha bajado más del 70% su circulación hasta las 10:00 horas de la mañana de hoy, mientras que el tráfico de salida ha descendido un 73,5% y el de entrada un 74%.

Drástica caída del transporte público

Los datos los ha facilitado el Servei Català de Trànsit (SCT), y suponen una bajada del 37% del tráfico que se veía desde que se decretó el estado de alarma en España. Unos datos que también se cumplen en los servicios de transporte público. El metro de Barcelona, por ejemplo, ha registrado un 89% menos de afluencia hasta las 9:00 horas de la mañana. 

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha informado que hasta las 7:00 horas ha habido un 76% menos de pasaje y a las 8:00 horas se ha confirmado el descenso con un 86% menos de validaciones. Un mayor porcentaje que el registrado el último viernes, antes del endurecimiento del confinamiento. El fin de semana, además, ambos servicios registraron un descenso de pasajeros del 95%.

El tren, prácticamente vacío

Otro descenso notable es el registrado en el Rodalies de Catalunya, con una caída de pasajeros del 91,6% en las primeras horas de este lunes, según ha informado Renfe​. Desde el miércoles de la semana pasada ya se aplica una oferta del 66% en todas las líneas, que en los sábados y festivos es de un 50% del servicio habitual.

El operador ferroviario ha indicado que, tanto en los trenes como en las estaciones, se está reforzando el mensaje de redistribución de viajeros en los andenes y en el interior del tren como medida preventiva ante la pandemia.