Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Azulejos conmemorativos Stolpersteine instalados en Vilanova i la Geltrú para recordar a las víctimas del nazismo / EUROPA PRESS

Barcelona recordará a los presos en campos de concentración con adoquines conmemorativos

Los estudiantes de cuarto de ESO y primero de Bachillerato de tres institutos públicos rendirán homenaje a las víctimas del exterminio nazi con la colocación de 'stolpersteine'

4 min

Los alumnos de varios institutos de secundaria de Barcelona participarán en un proyecto que tiene como objetivo reconstruir la historia de personas nacidas o que residieron en sus mismos barrios y que fueron deportadas a campos de concentración y de exterminio nazis durante la II Guerra Mundial. 

A final de curso, junto con la familia de los homenajeados, los estudiantes decidirán cómo serán los actos de conmemoración, para que sus historias no caigan en el olvido. Las nueve trayectorias vitales de deportados a campos nazis que se estudiarán en el marco del programa corresponden a siete hombres y dos mujeres.

Azulejos para recordar la barbarie

Como parte del homenaje, los alumnos colocarán, frente a las que fueron sus casas en Barcelona, los adoquines de memoria stolpersteine, elaborados por el artista alemán Gunter Demnig. El artista ha colocado centenares de estos adoquines junto a los domicilios de deportados en numerosas ciudades europeas para recordar la barbarie nazi. En la Ciudad Condal solo hay, por el momento, una obra de Demnig, el azulejo en honor a Lluis Companys frente al Palacio de la Generalitat. 

El proyecto, impulsado por la concejalía de Memoria Democrática y las Amicales de Mauthausen y Ravensbrück ha empezado con una prueba piloto en los institutos públicos de secundaria Francisco de Goya, Quatre Cantons y XXV Olimpíada. En estos tres centros educativos, los alumnos de cuarto de ESO y primero de Bachillerato trabajarán la biografía de tres personas deportadas.

Prevención del discurso de odio

"El objetivo es llegar al máximo de institutos" ha asegurado Jordi Rabassa, concejal de Memoria Democrática, que ha explicado que la voluntad es que el programa "dure años" y que el próximo curso participen, al menos, 10 institutos de los 10 distritos de la Ciudad Condal. La idea, ha incidido este martes, es que los más jóvenes conozcan “qué pasó y por qué pasó”. 

El presidente de la Amical Mauthausen ha señalado que a los jóvenes les "que haya deportados españoles en los campos de exterminio nazis". Por eso, ha remarcado la relevancia de conocer la historia para que no vuelva a repetirse. Puede ser "un elemento de prevención frente a discursos de odio y discriminación", ha subrayado.

Las mujeres invisibles

La presidenta del Amical de Rävensbruck, Margarita Català, ha insistido en la importancia de explicar la particularidad de la deportación femenina, sobre la que resulta muy difícil encontrar información porque fue "borrada". Además, las españolas que sobrevivieron adoptaron el apellido del marido o afrancesaron los suyos para ocultar su horrible pasado. 

Pese a las trabas para localizar a las víctimas, el ayuntamiento ha localizado el domicilio de 600 barceloneses que pasaron por los campos de exterminio y concentración, aunque no han podido localizar las viviendas de los otros 1.000 de los que se tiene registro. 

Los homenajeados

Las personas que serán homenajeadas con los stolpersteine este año son Luis Villar (Barcelona, 1900- Gusen (Austria), 1941); Florián Ibáñez (Almansa (Albacete) 1903-Gusen (Austria), 1941); Josep Fort Maluenda (Barcelona, 1892-Castillo de Hartheim (Austria), 1941); Carmen Buatell (Barcelona, 1911-Perpiñán (Francia), 1976); Francesc Boix (Barcelona,1920- París (Francia), 1951); José Alcubierre (Barcelona, 1924-Angulema (Francia), 2017); Sabatia Morand (Barcelona, 1920-Auschwitz (Polonia), 1944); Ferran Masip (Barcelona, 1899-Mauthausen (Austria), 1941) y Vicent Vidrier (Turís (Valencia), 1900-Gusen (Austria), 1942).