Menú Buscar
Imagen aérea del distrito de Sarrià-Sant Gervasi / CG

La Barcelona adinerada también pide el derecho a decidir

Vecinos de Sarrià solicitan un solar que el ayuntamiento reserva para una comisaría de la Guardia Urbana

4 min

Polémica en la zona alta de Barcelona. Concretamente, afecta a vecinos del barrio de Tres Torres y de Sarrià, ambos pertenecientes al distrito de Sarrià-Sant Gervasi, el punto de la capital catalana donde se concentran las rentas más altas.

Los vecinos de Tres Torres llevan tiempo reclamando al Ayuntamiento de Barcelona un equipamiento público, ya que, según afirman, no disponen de ninguno a día de hoy. Únicamente cuentan con la biblioteca Clarà, en la calle Doctor Carulla, que fue una cesión de un particular.

Un solar ocultado

“Somos el único barrio que no tiene ni un solo equipamiento público. Nosotros nunca hemos pedido nada, pero ahora necesitamos un espacio para la gente mayor, sobre todo para los que están solos, que son muchos” explica a Crónica Global el vicepresidente de la asociación de vecinos del barrio, Lluís Tusell.

Argumenta que, en la calle Dalmases hay un solar donde, en la época del exalcalde Jordi Hereu, una licencia de obra mal otorgada permitió la construcción de un edificio de viviendas de alto standing. Tiempo después, los tribunales dieron la razón al demandante y sentenciaron su derribo. Xavier Trias llegó a un acuerdo con los propietarios del edificio para indemnizarlos y tirarlo abajo “Una broma que costó casi 15 millones de euros”, dice Tusell.

El consistorio barcelonés compró el solar sin que los vecinos de la zona --al menos, los de la asociación-- lo supieran, pese a la decena de reuniones que habían tenido con el equipo municipal de Ada Colau. Al saberlo, gracias al chivatazo de un partido político, solicitaron que fuera allí donde las personas mayores pudieran tener su punto de encuentro.

Priorizan los huertos urbanos

Pero el ayuntamiento se negó con el argumento de que aquel sería el nuevo espacio para la comisaría de la Guardia Urbana del distrito. Los agentes ocupan actualmente un local del barrio de Sarrià, Can Ponsic, que los vecinos pretenden recuperar como Escuela Municipal de Música, según ha explicado a este medio un portavoz municipal.

Sostiene, además, que “no hay ninguna propuesta cerrada y se consensuará” la nueva ubicación de la policía local. Algo que no comparten los vecinos de Tres Torres. “Nos han llegado a decir que invertir en determinados barrios va en contra de sus ideales” lamenta el presidente de la asociación. “¿Dónde está la democracia participativa? ¿Por qué aquí no podemos decidir mediante un proceso participativo como en el resto de barrios de Barcelona?”.

Los habitantes de la zona alta de la ciudad encuentran un sinsentido que el gobierno municipal priorice aspectos como los huertos urbanos. “No hemos pedido ningún huerto. Ni siquiera una guardería. Solo queremos un espacio para nuestra gente mayor”.