Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Playas de Barcelona durante el estado de alarma / EFE

Barcelona abre las playas para tomar el sol

El ejecutivo de Colau flexibiliza el acceso a las playas pero mantiene las franjas horarias por grupos de edad

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona amplía el horario y el uso de las playas. A partir del miércoles se podrá acceder desde las seis de la mañana hasta las once de la noche para hacer deporte, pasear e incluso tomar el sol, pero por franjas y grupos de edad.

Si se mantienen las limitaciones horarias y el distanciamiento social, los ciudadanos pueden tumbarse en la arena. Así lo ha adelantado el teniente de alcalde de prevención y seguridad, Albert Batlle. La voluntad, asegura, es descongestionar la zona a ciertas horas del día, después de las imágenes de la Barceloneta que circularon el lunes.

Franjas y edades

Las playas ya no serán de uso exclusivo para aquellas personas que quieran hacer deporte, sino que se podrá ir a pasear y tomar el sol, según las franjas horarias.

De este modo, de 6 a 10 horas, los mayores de 14 años y los menores de 65, podrán acceder a las playas de la capital catalana ya sea para hacer deporte, dar un paseo o tumbarse al sol. De 10 a 12 horas y de 19 a 20 horas, podrán hacer lo mismo los mayores de 65 años, y de 12 a 19 horas, las familias con hijos. De 20 a 23 horas, la playa del Bogatell sigue reservada a deportistas profesionales. En todo caso, Batlle recuerda que se deben seguir las normas de distanciamiento social y que los baños recreativos siguen estando prohibidos

Desplazamientos

El teniente de alcalde apela al "sentido común" y señala que los desplazamientos a la playa se podrán hacer en el tiempo destinado a los paseos diarios, que sólo duran una hora al día, y como mucho a un kilómetro del domicilio. Por lo tanto, las únicas personas que pueden acceder a la playa son aquellas que vivan a un kilómetro de las mismas. Asimismo, añade que no está permitido el acceso con vehículo privado, solo a pie y en bicicleta.

La decisión del Ayuntamiento de Barcelona llega dos días después de que la capital catalana aplicara la libertad de movimiento de la fase 0 modificada, aprobada por el Gobierno, y que también permite la apertura de comercios sin cita previa; así como los museos, pero con una capacidad del 30% de sus visitantes, y las bibliotecas públicas para préstamos.